Claves para crear conciencia en la publicidad


pro-muevelo cartel webLa Escuela Superior de Comunicación ha participado como colaborador en el I Concurso de Creatividades Publicitarias para la promoción del consumo responsable de bebidas alcohólicas “Pro-muévelo”, organizado por La Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Granada y la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE).

El concurso tenía como objetivo la difusión de actitudes responsables asociadas al consumo de alcohol entre jóvenes, adultos y colectivos de riesgo (embarazadas, conductores) sensibilizando a la población a través del lenguaje audiovisual.

La participación de ESCO, al igual que la Federación Andaluza de Agencias de Publicidad se hizo a través de los miembros del jurado, profesores del mundo del audiovisual y de la publicidad que decidieron el ganador tras visionar los trabajos presentados a concurso. Aquí puedes ver el vídeo vencedor

El coordinador del Grado de Comunicación en ESCO y también miembro del jurado, Rafael Marfil  da cierta claves que, en su opinión, son básicas para crear conciencia social en la publicidad audiovisual.

 

Claves para crear conciencia social en la publicidad audiovisual

Sin recetas mágicas, el medio audiovisual es siempre el resultado de esfuerzo y calidad, por una parte, y empatía hacia los públicos por otra.

Estos requisitos son aún mayores cuando se trata de confeccionar un mensaje publicitario, llamado a perderse en la inmensidad de los mensajes que nos llegan a través de las pantallas cada día.

Para destacar e impactar, contenido y forma deben estar enfocados a la eficacia, valor de referencia para todos los manuales.

En esta primera edición,  las piezas presentadas a las categorías radiofónica y televisiva constatan el esfuerzo creativo que, en la génesis creadora de un anuncio, es imprescindible, y que siempre pasa por ponerte en el lugar de la persona a la que te diriges.

En pleno apogeo de las redes sociales, hoy día todos somos prosumidores y prosumidoras, un término que fue creado por Alvin Toffler en la década de los 70 y que explica perfectamente cómo no sólo recibimos mensajes en la era digital, sino que también creamos y compartimos contenidos en red.

Un concurso así, destinado además a un fin social como es la lucha contra la drogadicción, es todo un ejemplo de la empatía de los jóvenes con sus propios iguales, un proceso de diálogo horizontal que hay que seguir fomentando: como explican unos jóvenes a otros el perjuicio que tiene el consumo de alcohol. Para ello, va mejorando progresivamente el grado de alfabetización mediática y la responsabilidad de la creatividad eficaz, construida en las piezas presentadas a concurso mediante las escenas realistas que permitan a la juventud sentirse identificada.

¡Ese trabajo creativo vale la pena doblemente por tratarse de un fin social!

 

¿Y qué opinas tú de este tipo de concursos con el objetivo de concienciar? Cuéntanos en las redes sociales o con tus comentarios en la web 🙂