Enrique Loewe: “Loewe es amor por la artesanía y la calidad y orgullo de pasear España por el mundo”


 

El presidente de la fundación Loewe participó en una charla sobre moda organizada por ESCO

Marta Eulalia Martín / ESCO. Foto: Álex Cámara

Enrique Loewe, fundador de la firma Loewe y presidente de la fundación homónima, participó el pasado miércoles en la charla-coloquio ‘Menos frivolidad y más cultura’, organizada por la Escuela Superior de Comunicación y Empresa (ESCO). Durante la actividad, que acogió el Hotel Palacio de Los Patos, se presentó oficialmente el nuevo Máster Profesional en Moda: Comunicación y Gestión que la Escuela ofrece para el curso 2012/13.

PREGUNTA.- ¿Qué opina sobre la iniciativa de ESCO de crear un máster profesional sobre moda y comunicación?

RESPUESTA.- Creo que es un proyecto bonito. La moda es fundamentalmente comunicación y que además es un fenómeno muy importante en la sociedad y en el panorama de la cultura. Estoy encantado de estar en el principio de un proyecto que se está haciendo con mucho cariño, seriedad e inteligencia. Les aplaudo a todos y les admiro por tener esta iniciativa.

P.- Usted participará en el Máster Profesional en Moda como profesor, ¿no es así?

R.- Me lo han ofrecido y estoy encantado de poder colaborar. Me interesa mucho la artesanía, el diseño y los nuevos materiales, cosas que tienen que ver con el lujo pero un lujo nuevo, distinto y para la sociedad de hoy. Supongo que me ocuparé de una de esas facetas.

P.- ¿Cómo una empresa con tanta historia y trayectoria consigue mantenerse fresca y viva con el paso de los años? ¿Cómo consigue mantener la tradición?

R.- Luchando mucho, la verdad. Loewe tiene 165 años de historia. Estoy enmarcado en la cuarta, casi quinta generación, y es una historia de oficio, de amor por la artesanía y la calidad, de orgullo de pasear España por el mundo y hacer las cosas bien.

P.- ¿Cuesta mucho trabajo y esfuerzo mantener una empresa de estas características hoy en día?

R.- Hoy en día con eso cuesta todo muchísimos más, pero siempre ha costado. Hacer las cosas bien, siempre cuestan. Uno tiene que tener ilusión y ganas, y así se resuelven todas las crisis.