ESCO colaborará con la Asociación de Ayuda Psicológica Comunitaria contra la violencia de género.


Pilar Arjona, Granada Digital

La Escuela Superior de Comunicación de Granada (ESCO) y la Asociación de Ayuda Psicológica Comunitaria (APC) han firmado un convenio de colaboración este miércoles para llevar a cabo proyectos en común de lucha contra la violencia de género, con la elaboración de material audiovisual que se proyectará en centros educativos como material didáctico.

Cristóbal Rozúa y Miguel Ángel Rodríguez Pinto Foto: P.A.J. La APC es una asociación que imparte cursos para jóvenes y adultos con la intención de mejorar el bienestar psicológico de las personas y promoviendo una forma de convivencia saludable con uno mismo y con los demás. Para ello, utilizan una metodología práctica, realizando dinámicas de grupo, escenificaciones, análisis de gráficas y datos, visionado de vídeos o debates, entre otras actividades, encaminadas en este sentido.

Como nueva forma de llegar a la sociedad, dicha asociación tiene en marcha un proyecto, auspiciado por la Diputación de Granada, sobre violencia de género y, a través de este acuerdo con la Escuela Superior de Comunicación, los alumnos y ex alumnos de ESCO participarán en la elaboración de vídeos y otro material audiovisual, que se proyectará en institutos y centros educativos de la provincia. Incluso existen buenas perspectivas de que la iniciativa se expanda por todo el país y que de este proyecto surjan otros.

Lo que la APC busca es estudiar el comportamiento social respecto a la violencia de género para intentar cambiar esta percepción. Para ello, utiliza herramientas audiovisuales como método empírico en diferentes franjas de edad (infantil y primaria, jóvenes, mediana edad y mayores de 60 años).

A partir de ahora, serán los propios alumnos y ex alumnos de ESCO quienes podrán participar en la realización de este material audiovisual, así como en la creación de páginas web, gracias al convenio entre ambas entidades, cuya firma ha tenido lugar este miércoles entre el director de la Escuela Superior de Comunicación, Miguel Ángel Rodríguez Pinto, y Cristóbal Rozúa, de la Asociación de Ayuda Psicológica Comunitaria.