ESCO firma convenio de colaboración con la Universidad Estatal de Moscú.


La Escuela Superior de Comunicación y Marketing (ESCO) ha firmado un convenio de colaboración científica y académica con la Universidad Estatal de Moscú, la institución educativa más antigua y prestigiosa de Rusia, con una larga tradición de excelencia académica, donde se han formado científicos y profesionales de reputación internacional. Entre sus graduados y profesores ilustres se encuentran varios ganadores del Premio Nobel y conocidos científicos.

Esta experiencia internacional otorga a los estudiantes la oportunidad de vivir momentos únicos que les permiten ver la vida y el mundo de otra manera, mejorar su competencia lingüística y, lo más importante, aumentar las oportunidades de cara al empleo.

Anastasia Taslunova, viene de la Universidad Estatal de Moscú a ESCO para completar sus estudios en Publicidad y Relaciones Públicas. Anastasia nos cuenta de manera escrita su experiencia como estudiante extranjera en Granada.

Pregunta: ¿Cómo han sido estos primeros meses de intercambio?

Respuesta: Durante las primeras semanas en Granada estaba en un gran shock. Aunque la ciudad me gustó, enseguida, me sentí insegura en ese nuevo ambiente. Hasta ahora estoy muy agradecida por la receptividad de todos los estudiantes y profesores de ESCO porque me ayudó a socializar y acostumbrarme al nuevo proceso educativo mucho más rápido. A veces me cuesta hablar español y expresar mi opinión, pero ahora siento que puedo hacerlo mejor día tras día. Me gustaría obtener los mayores beneficios de mi intercambio y por eso, en cuanto a las prácticas educativas, trato de retarme a mí misma para estar a la altura de otros estudiantes.

Alumnos ESCO Alumnos de la Escuela Superior de Comunicación y Marketing de Granada

P: ¿Qué es lo que más te ha sorprendido de Granada?

R: La vida en Granada es más tranquila en comparación con Moscú. La gente de la capital siempre está apurada y me sorprendió que en Granada todos pudieran sentarse en un café o restaurante comiendo tranquilamente al mediodía como si no tuvieran prisa para trabajar o estudiar. Eso me enseñó a estar más presente y vivir el momento sin pensar en lo que va a ocurrir más tarde. Además, todas las tiendas se cierran más temprano. Me sorprendió que los domingos todo estuviera cerrado, mientras que en Moscú, todos estamos acostumbrados a hacer compras los fines de semana.

P: ¿Qué es lo que más te gusta de ESCO?

R: La gente, ¡sin duda! Desde el primer día todos eran muy comprensivos y amables conmigo, eso es lo que realmente me impresionó. ESCO da la impresión de un entorno de confianza y tranquilidad, porque los grupos de estudiantes son pequeños, como si nosotros fuéramos parte de una familia.

P: ¿Qué te ha parecido del sistema educativo?

R: El sistema educativo en ESCO es diferente de lo que tengo en Moscú. Las notas de algunas asignaturas se forman sin exámenes, es a base del trabajo del alumno en las clases (prácticas, asistencia, participación durante las clases, etc.). Los exámenes se aprueban en forma verbal en casi todos los casos. Antes de llegar a Granada, yo nunca tuve las clases por la tarde hasta las 21:00, usualmente yo terminaba a las 19.30 como máximo. La interacción con los profesores de ESCO es diferente también, es decir, más informal. Me gusta esa transformación, porque ahora yo puedo comparar los dos sistemas educativos y derivar beneficios de cada uno.

P: ¿Cómo ha sido tu acogida por la comunidad universitaria y por la cuidad en general?

R: Creo que he tenido mucha suerte desde que llegué aquí. En el segundo día los estudiantes de mi residencia me mostraron los principales monumentos de Granada, que me ayudó mucho a orientarme mejor por la cuidad. Al principio paseaba frecuentemente para sentirme más segura en el nuevo ambiente. Inicialmente la interacción con la gente de mi universidad me daba mucha vergüenza porque no quería cometer errores gramaticales y parecer ridícula. Ahora entiendo que no tenía que temerle a eso.

Anastasia Taslunova, visita a monumento de Granada. 

P: ¿Con qué obstáculos o dificultades te has encontrado a tu llegada y durante tu estancia?

R: Hablar ha sido muy difícil para mí. Aunque sabía español antes, a veces no podía entender nada de lo que me decían. Me he sentido como si no supiera ni una palabra. La otra cosa complicada para mí es vivir lejos de casa, de mi familia y mis amigos, porque no tendré la oportunidad de verles hasta julio. Además, ahora vivo independiente que es nuevo para mí también. Sin embargo, yo trato de mantener contacto con todos por vía telefónica.

P: ¿Recomendarías a otros estudiantes en Moscú que vinieran a estudiar a Granada?

R: Sí, ¡sin vacilar un momento! En mi opinión, es un lugar muy hermoso con una gran historia. Por otra parte, creo que a los estudiantes de Moscú les atraería el clima cálido durante todo el año.

Anastasia Taslunova, Universidad Estatal de Moscú. 

P: Para finalizar: ¿qué consejos darías a otros estudiantes que, como tú, vayan a viajar a otras universidades con un programa de movilidad internacional?

R: En primer lugar, no dejéis la oportunidad de estudiar en otras universidades, porque es posible adquirir esa experiencia única sólo durante los años escolares. El intercambio es una posibilidad de vivir en el exterior, mejorar las competencias en otras idiomas, mirar la educación universitaria desde una nueva perspectiva y conocer nuevos amigos. En segundo lugar, no os rindáis cuando las cosas parezcan difíciles y desconocidas, porque no hay problemas insuperables. Como Roma no se construyó en un día, así una lengua extranjera no se aprende enseguida. El nivel de conocimiento del idioma local avanza gradualmente. Y finalmente, no temáis probar cosas nuevas y tener nuevas experiencias. Al principio me costaba salir de mi zona de confort, pero eso es lo que contribuyó a mi crecimiento personal.