Jaime Martín Sánchez, graduado en Periodismo, ahora teacher assistant en la Universidad de Delaware


“Enseñar tiene la propiedad de activarme y de alegrarme el día”

Marta Eulalia Martín / ESCO

Intentar buscar una nueva oportunidad en otro país a veces resulta una buena opción para el desarrollo personal y profesional. Es el caso de Jaime Martín, graduado en Periodismo de la quinta promoción de la Escuela Superior de Comunicación y Empresa (ESCO). Actualmente es teacher assistant en la Universidad de Delaware y cursa un máster en literatura española.

PREGUNTA.- ¿En qué consiste exactamente la figura del teacher assistant?

RESPUESTA.- El teacher assistant es una figura muy difundida en las universidades norteamericanas. Algunos alumnos graduados enseñan clases de química, física, matemáticas… y otros enseñamos español, como es mi caso. Vine a Delaware hace ya un año y medio y desde entonces he compaginado mis estudios de máster en literatura española con la enseñanza a nivel universitario.

P.- ¿Qué destacaría de esta experiencia?

R.- Jamás pensé que disfrutaría tanto con este trabajo. Enseñar, por lo menos para mí, tiene la propiedad de activarme, de alegrarme el día. Algunos días no estás todo lo motivado que debieras, pero es curioso cómo tras un par de minutos delante de los chavales, tú mismo te dices: “venga tío, que tienes que espabilarlos”.

P.- ¿Podría contar alguna anécdota?

R.- Delante de una clase con chicos y chicas de entre 18 y 22 años… ¡te puede pasar de todo! Desde no recordar cómo se habla tu propio idioma… -sí, llega a pasar que te acuerdas de la palabra en inglés pero no en español- hasta que tus alumnos digan frases del tipo: “estoy muy excitado cuando vengo por las mañanas a tu clase”. De entre las cosas más divertidas, puedo contar una historia relacionada con Skype – el programa de ordenador que te permite hablar con tu familia a distancia y gratis-. Yo siempre utilizo mi portátil para dar clase, pero de vez en cuando se me olvida desconectar ciertas aplicaciones… como Skype. Así que cuando en mitad de la clase tu madre te hace una videollamada… ¡ya tienes una clase de “granaíno” improvisada!

P.- ¿Ha tenido algún apoyo en esta nueva etapa?

R.- Ángel Esteban es el principal responsable de que yo haya podido venir a estudiar y trabajar a Estados Unidos. Aquí se le tiene mucho respeto y aprecio porque es una auténtica eminencia en literatura, además de ser una bellísima persona. Por eso me gustaría recomendarles a los alumnos de ESCO que lo expriman al máximo, que se acerquen a él y le pidan consejo o que, sencillamente, disfruten con sus clases. Ángel es un profesor al que se rifan las mejores universidades americanas y, sin embargo, es uno de los tipos más modestos que me he encontrado en mi vida. Desde aquí me gustaría agradecerle públicamente lo que hizo por mí y por muchos otros a los que también ayudó a llegar a Delaware.

NUEVO BLOG EN INGLÉS

P.- Además de impartir clases de español, también está inmerso en otros proyectos. ¿Periodísticos tal vez? ¿Ya ha hecho sus pinitos en Estados Unidos?

R.- El periodismo como negocio también está pasando una fase de reconversión en Estados Unidos, pero sí, hay bastantes más oportunidades que en España. Personalmente todavía no he colaborado a nivel profesional con ningún medio aunque ya estoy en contacto con gente del mundillo como Tyler Suiters de ‘Energy Now’ o gente que trabaja cerca de los grandes medios como CNN. Sin embargo, sí que he comenzado un nuevo blog -en inglés-, ‘European I in America‘, que trata sobre las diferencias entre los europeos y los americanos. Me sirve de práctica para ir acostumbrándome a escribir de manera profesional en inglés y, sobre todo, como carta de presentación para las futuras entrevistas de trabajo a las que espero acudir tan pronto como termine mis estudios.

En cuanto a Jot Down, me hubiera gustado colaborar con ellos y ofrecerles la entrevista que le iba a hacer a Mario Vargas Llosa en este mismo mes, sin embargo el Nobel de literatura no pudo acudir a la cita y tendremos que postergarlo para la próxima primavera. Sí te puedo comentar que la elección de Jot Down no es casual: para mí representa una de las mejores cabeceras de periodismo que se pueden encontrar en la actualidad en nuestro país. Su apuesta es radicalmente rompedora, con un mimo absoluto por la fotografía en blanco y negro y con unas entrevistas y reportajes tan elaborados como extensos. Por eso para mí sería un privilegio trabajar algún día para un medio así. Estamos en ello.

“HAY QUE SER EMPRENDEDOR, INNOVADOR Y VALIENTE”

P.- ¿Considera que en los tiempos que corren hay que emigrar?

R.- La pregunta me tienta a decir: “sí, corre, corre tan rápido como puedas y no mires atrás”. Es lo que todo el mundo te dirá ahora, desde los amigos que encuentran trabajo hasta tu tía, que te quiere mucho pero que ve que no hay futuro para ti en España. Pero yo voy a romper una lanza a favor de los que deciden quedarse. Emigrar puede parecer la solución ideal dadas las circunstancias, pero yo digo que también hay que tener muchísimo valor para quedarse y, por ejemplo, emprender un negocio. Ahí tenemos a mis antiguos compañeros de La Opinión de Granada, que tras el cierre del periódico decidieron crear ‘Granadaimedia’, un medio centrado en la actualidad de los barrios de la capital. Hay que ser emprendedor, innovador y valiente. Si te cuento mi caso, yo no decidí salir de España por la crisis, sino porque siempre he querido vivir y trabajar en la capital del mundo, Nueva York, y ya estoy un pasito más cerca.

 “QUIERO VOLVER A ESPAÑA ALGÚN DÍA”

P.- Desde la distancia pero siempre al día de lo que sucede en su país, ¿cómo se ve la situación actual de éste?

R.- Yo sufro de bipolaridad informativa. No puedo vivir sin leer noticias y estar las 24 horas del día conectado, pero cada vez que leo algún titular de desahucios, paro o corrupción… me sale mi “malafollá granaína”. Además, no es fácil defender a tu país cuando cada día que pasa lees más y más barbaridades. Porque aquí la gente te pregunta por la situación en la península y si algo tenemos los españoles, – tirando de tópico y que es escape el que quiera- es que no nos gusta que nos critiquen. Nosotros podemos decir que el país va de pena, pero que no venga un francés, un alemán o un americano a decir lo mismo. ¡Que hemos ganado la Copa del Mundo de fútbol! Así que por esa parte lo llevo mal. Yo quiero volver a España algún día y por ahora eso es imposible.