La gran protagonista de los Oscars 2016, la disparidad en el estilismo


La esperada ceremonia de los Oscars 2016 tuvo lugar anoche y con ella, la muestra de glamour y elegancia a la que nos tienen acostumbrados los protagonistas de la «Red Carpet». Como cada año, las actrices más importantes del panorama internacional posaron en una gala en la que el buen gusto se hizo visible, a pesar de algunos fallos de estilismo. Luis Fernando Moreno, alumno de 4º de Periodismo, nos cuenta todos los detalles de uno de los eventos más esperados del año.

Este 2016, la alfombra roja no ha dejado indiferente a nadie, aunque hemos de decir que algunas de las actrices no han arriesgado mucho. En esta ocasión, lo más repetido han sido los cortes sirena, la palabra de honor y los escotes corazón donde las notas comunes son escotes de vértigo, espaldas al aire y abertura para enseñar pierna», explica Maripi Robles, Co-Directora del Máster de Comunicación y Gestión de Moda de la Escuela Superior de Comunicación y Marketing de Granada.

 Si hubo algo claro en el evento, fueron los looks dispares entre las protagonistas. Entre los estilismos más significativos están el de la protagonista de Mad Max, Charlize Theron, con un diseño rojo de Dior minimalista de escote pronunciado u Olivia Wilde que siguió la misma línea que la sudafricana con un Valentino blanco con la espalda descubierta.

Pero no todo fueron provocaciones en la alfombra más famosa del planeta. La dulzura y la elegancia se apoderaron de intérpretes como la nominada al Oscar por su papel en Carol, Cate Blanchett con un Armani Privé en toques marinos o la encargada en dar la estatuilla a Leonardo DiCaprio, Julianne Moore con un vestido negro con falda de vuelo de Chanel.

 CATE BLANCHETTJUALIANNE MORE CHANEL«En general, la gala se ha caracterizado por sus aciertos, ya que ha habido looks muy sofisticados. Sin embargo, algunas de ellas no han logrado estilizar su figura debido a su elección. Un ejemplo de ello es Kate Winslet a la que no le favorecía el satén o Reese Witherspoon a la que no le hacía justicia ese Oscar de la Renta morado» ha afirmado Sonia Darraz, colaboradora en Trendspeaker.es

Pero no todas las críticas van para ellas. Las más perjudicadas de la noche fueron la explosiva Heidi Klum que abandonó su «sex-appeal» con ese vestido asimétrico lila de Marchesa o la que dejó a todo el mundo en pié cantando su himno contra los abusos sexuales, Lady Gaga, que el mono de Brandon Maxwell no le sentaba lo mejor posible.

heidy clunt

lady gaga