Los maestros del grabado enseñan sus secretos en el Paseo del Salón, con la participación de ESCO


Texto y fotos: Irene Adarve / ESCO

El Paseo del Salón ha acogido a lo largo de todo el sábado un taller de estampación integrado por los mejores artistas del mundo del grabado a nivel nacional e internacional. La iniciativa, que contaba con la colaboración de la Escuela Superior de Comunicación y Empresa (ESCO), ha acercado al público la técnica del grabado mediante la impresión de imágenes de gran tamaño en el asfalto que rodea al emblemático paseo granadino.

Carmen Almécija, una de las artistas presentes en el taller, ha explicado el método de impresión empleado en las imágenes gigantes para las que han utilizado una apisonadora a modo de prensa móvil. “Trabajamos el linóleo, que es una goma parecida a la suela de los zapatos y se talla con gubias. Una vez hecho el dibujo, se entinta con rodillos, se pone sobre una tabla en el pavimento y se cubre con tela o papel, después pasa la apisonadora y ya queda estampada la imagen”, ha comentado la artista.

Almécija ha subrayado que la técnica que han utilizado “no es compleja, tan sólo es laboriosa como la mayoría de las técnicas del grabado. De hecho, hay un pequeño taller para que la gente pruebe y, además, vendemos planchas pequeñitas”, ha añadido. La iniciativa ha tenido también un fin solidario ya que “se subastarán algunas de las obras, creo que en Navidad, para el Banco de Alimentos”, según ha señalado Almécija.

María Rosa Delgado, otra de las artistas participantes, ha resaltado la presencia de “grandes maestros y mucha gente de Bellas Artes, además de personas interesadas que se paran continuamente y nos preguntan”. Delgado también ha indicado que “antes había muy poca información del grabado y ahora se ha promocionado bastante mejor”.

VISITANTES

El Paseo del Salón se ha inundado de curiosos interesados en conocer la labor de los artistas que han ocupado los diferentes talleres. Algunos de los visitantes se han encontrado la actividad por casualidad mientras que otros, como Rocío Rodríguez, han acudido específicamente a conocer más sobre el grabado. “Tenía una idea muy remota de cómo funcionaba pero ahora lo he podido ver mejor”, ha explicado. “Además me ha parecido una idea muy buena, es algo muy llamativo”, ha añadido.

También los más pequeños han sentido interés por descubrir la técnica de la estampación. Carlos Porti, de trece años, ha comentado que “no conocía nada sobre esto y sí que he aprendido algo hoy. Lo que más me ha llamado la atención es cómo utilizan la apisonadora”, ha señalado Porti.