Miguel A. Rodríguez Lorenzo, mejor expediente en Marketing ESCO


Miguel A. Rodríguez Lorenzo ha sido notificado como mejor expediente en la especialidad de Marketing ESCO.

Miguel A marketing 2La segunda promoción del Grado en marketing y Empresa de ESCO ha contado con Miguel A. Rodríguez Lorenzo como mejor expediente. En esta entrevista podemos conocer mejor sus vivencias, opiniones e ideas.

¿Cómo ha sido tu paso por ESCO?

Ha sido una gran experiencia, que me ha permitido crecer personal y profesionalmente. Y no lo digo por incurrir en el tópico, sino porque es ese es el resumen. Por una parte necesitaba ese aporte a mi carrera profesional, ya que después de 15 años trabajando, de alguna forma había “tocado techo”, y era muy difícil seguir creciendo, profesionalmente hablando, sin ese complemento. Además, el hecho de haber sido en ese sentido “ladrón antes que policía”, me ha permitido poner en práctica todos los conocimientos adquiridos desde el minuto uno, y por eso se puede decir que he sacado un mayor provecho, si cabe, de mi paso por ESCO.

En el plano personal, sin duda el no terminar mis estudios hace años era un hándicap que arrastraba a modo de “espinita clavada”, que de alguna forma me he podido quitar ahora, lo que sin duda me hace sentir bastante más realizado como persona.

¿Qué planes de futuro tienes?

En mi caso concreto y dado que trabajo en el negocio familiar, se nos abren muchas puertas de cara al futuro, sobre todo a nivel de diversificación. En la carrera hemos tocado muchos palos, pero sin duda donde más hemos “buceado” ha sido en el Comercio. Hay muchos sectores dentro de la distribución comercial con un gran potencial, y de hecho ya llevamos meses estudiando algunas ideas de negocio, que quizá terminemos llevando a cabo en breve bajo el formato de franquicia.

Miguel A marketing

Miguel Ángel con sus compañeros del Grado de Marketing y Empresa ESCO

¿Con qué recuerdo te quedarías?

Cuatro años dan para mucho, y en mi caso he intentado disfrutarlos y sacar el máximo provecho de cada una de las clases y actividades desarrolladas dentro de la carrera. Me quedo en primer lugar con LAS PERSONAS; los compañeros con los que he compartido estos 4 años; y los trabajadores de ESCO, que son los que hacen posible que la Escuela funcione en su día a día y que también han sido nuestros compañeros durante este tiempo. Indudablemente son relaciones que se han cultivado en ESCO, pero no me cabe duda de que van a continuar siendo mis compañeros en este nuevo viaje que empieza ahora.

Por otra parte, me quedo con la experiencia y sabiduría que nos han imprimido cada uno de los profesores que hemos tenido, porque de alguna forma es lo que marca la diferencia en este sistema de aprendizaje; ya que no solo nos han enseñado la materia a impartir en cada asignatura, sino que nos han inculcado una forma diferente de entender la empresa, y nos han imprimido ese espíritu disruptivo y emprendedor de: “no esperar a que te den trabajo, sino crear tú ese trabajo”.

Sin duda, esa filosofía es la que marcará nuestro futuro profesional, como forma de diferenciarnos en un mercado laboral cada vez más saturado y competitivo.

¿Qué ha significado para ti el reconocimiento al mejor expediente?

Bueno, de alguna forma es una recompensa al trabajo realizado durante estos cuatro años y el premio no a mí, a nivel particular, sino a una metodología de trabajo.

Nada más empezar la carrera, un profesor nos dio un consejo en las primeras clases, que sin duda creo es el que más me ha marcado: “Si algún día queréis ser buenos profesionales en cualquier materia, debéis enamoraos de ella, y poner todo vuestro empeño en esa misión. No os conforméis con venir a clase y aprobad los exámenes. Buscad todo la información a vuestro alcance, leed toda la bibliografía relacionada, prensa, revistas del sector, ved películas, documentales, etc. Solo así lo conseguiréis”.

Yo soy “muy de apuntar”, y lo escribí así, literalmente. Esto se convirtió para mí desde aquel momento en una especie de dogma, que me despertó ese instinto, y esa pasión por aprender y empaparme de todo lo relacionado con la carrera. Por tanto, podría decir que este reconocimiento es la consecuencia de haberme enamorado de lo que estaba estudiando.