Pedro Mansilla: “Ilusión y fortaleza son aptitudes que hay que tener en moda”


El sociólogo, periodista y crítico de moda, Pedro Mansilla, visitó el máster de Moda ESCO donde impartió una masterclass sobre periodismo y sociología en el mundo de la moda. Además, aprovechó la ocasión para responder a las cuestiones que le plantearon sus alumnos acerca del panorama actual en el sector.

¿Qué aptitudes se han de tener hoy para la moda?

Ilusión, sin esta aptitud no eres capaz de sobrevivir. Luego se necesita tener mucha fortaleza, es prácticamente una profesión para sables de acero, es decir, hay que ser muy flexibles, muy cortantes y muy persistentes. La profesión de moda es muy dura.

¿Qué se necesita para entrar en este mundo?

Probablemente mi generación entró en ella engañada por lo fácil que era pero las diferentes crisis económicas que ha atravesado el país hace que ahora mismo dedicarse a la moda sea muy duro. Antes bastaba con ser medianamente bueno, ahora hay que ser muy bueno y reunir todos los requisitos.

¿Qué opina del fenómeno de los Influencers?

Es un fenómeno interesantísimo; su impacto es brutal. No tenemos todavía perspectiva histórica para verlo, porque es demasiado reciente. Probablemente, las cosas que no me gustan de este fenómeno son superiores a las que me gustan, porque una de las ideas que yo no he compartido en la moda siempre ha sido la supuesta imagen de banalidad, de arbitrariedad, de insustancialidad, ese “por que yo lo valgo” o porque “yo soy muy mona” sin ningún esfuerzo académico o profesional. Esto da mucho miedo, aunque como sociólogo el fenómeno en sí me parece muy interesante, además de haber roto estructuras dentro de la moda que parecían inamovibles.

¿Qué revisarías de tu carrera profesional, que corregirías ahora con el tiempo?

Haber descubierto tarde el mundo de la moda, ya que si lo hubiera hecho antes no hubiera dedicado mi tiempo de formación a estudiar, Derecho y Sociología, carreras que no tienen que ver a lo que me dedico hoy en día. Por otro lado, me arrepiento de no haber aprendido francés e inglés a la perfección, ya que estos son idiomas fundamentales para el mundo de la moda, y me ha cerrado algunas puertas y posibilidades.