¿Renovarse o morir? La formación del futuro periodista y el presente de la profesión


La periodista y profesora de ESCO, Pura Raya, analiza en el II Congreso Latina de Comunicación Social el nuevo espacio educativo y la realidad de los medios ante la convergencia multimedia

Las tecnologías de la información y la comunicación, así como las redes sociales, han revolucionado el trabajo periodístico y han conducido a las empresas mediáticas hacia un horizonte de profunda reconfiguración, todavía por descubrir. Cambios que suscitan elogios y críticas. ¿Es el gran paso hacia la convergencia multimedia y el aprovechamiento informativo de sus múltiples ventajas? ¿O es la estrategia y excusa perfecta para ahorrar gastos, sobreexplotar al profesional y rebajar la calidad de la información? ¿Renovarse o morir?

La periodista y profesora de Esco, Pura Raya. G.E.

Son algunas de las cuestiones analizadas por la profesora y jefa de estudios de la Escuela Superior de Comunicación de Granada ESCO, Pura Raya, que ha presentado una comunicación en el II congreso de la prestigiosa Sociedad Latina de Comunicación Social celebrado en Tenerife. Se trata de una investigación sobre la formación del futuro periodista y el presente del sector. Un estudio en el que la periodista plantea, además, cuestiones relevantes en este nuevo contexto como, por ejemplo, si las universidades han repensado sus planes de estudio para formar a profesionales capaces de desempeñar su trabajo en redacciones ‘multiplataforma’.

En este sentido, la docente, tras analizar si se está capacitando a los estudiantes de Periodismo para adaptarse a las exigencias del sector (realizar simultáneamente tareas heterogéneas), concluye que “se están dando grandes pasos pero que aún queda mucho por hacer, sobre todo, porque el periodista del siglo XXI tiene que tener nuevos conocimientos sobre edición digital, manejo de la cámara, diseño gráfico, maquetación o producción audiovisual, entre otros”.

Sin embargo, Raya alerta de que hay que tener mucho cuidado. “La profesión y la enseñanza de la misma deben reinventarse con cordura. No vale todo”, afirma la periodista, para quien la situación actual del mercado “perjudica al consumidor, puesto que la calidad del producto final se ve mermada”. Y es que hacer muchas tareas a la vez y no tratar adecuadamente el mensaje por falta de tiempo y de personal “no permite elaborar la información con la veracidad y rigurosidad a la que tienen derechos los ciudadanos”.