Roberto Peña, de la Casa «Madre de Dios», ha impartido una charla en ESCO


Conferencia sobre exclusión social y medios de comunicación en la Escuela Superior de Comunicación y Empresa

Getly Arce / ESCO

Roberto Peña, coordinador técnico de Cáritas Diocesana, trabajador de la Fundación de Personas sin Hogar y responsable de la casa ‘Madre de Dios’, ha impartido una conferencia sobre exclusión social y medios de comunicación en la Escuela Superior de Comunicación y Empresa (ESCO).

Al inicio de su exposición, Peña ha resaltado el objetivo de su presencia, intentar ponerle cara al mundo de la exclusión social ya que “parece que está de moda por el tema de la crisis”.

Para entrar en materia, a través de una serie de imágenes de distintas personas ha mostrado los estereotipos de personas en situación de exclusión social.

Peña ha manifestado que las personas sin hogar son “aquellas que no pueden acceder o mantener un alojamiento digno, estable y adecuado”. Según los datos proporcionados por Peña, hay un número aproximado a quince millones de personas en situación de exclusión en Europa, de los cuales tres millones se encuentran sin hogar.

En España el número oscila entre las 27 y 30 mil personas, aunque las últimas cifras nos hablan de 35 mil.

BUSCAR LA INTEGRACIÓN

Para el representante de Cáritas, la imagen como el mensaje escrito puede “ocasionar tanto mal como bien” por lo que sería evidente la necesidad de dar otra visión y buscar la integración.

El profesional del trabajo social describe tres zonas en las que se divide la sociedad, tales como integración, vulnerabilidad y exclusión. El paso de una a otra sería provocado por alguna ruptura en el sentido económico, relaciones afectivas y termina con la pérdida de sentido de la vida.

Peña ha mostrado las distintas clasificaciones de personas sin hogar. Por un lado, los que están en la calle, los que demandan servicios sociales y los que teniendo vivienda tienen situación de desahucio o bien se ven abocados a vivir con familiares o amigos.

Asimismo, Peña describe los elementos comunes que provocan las distintas situaciones de desamparo, el tipo de trabajo caracterizado por una alta movilidad e itinerancia, sucesos vitales estresantes, entre otros, dan paso a la problemática que lleva a la situación de exclusión en algunas personas.

Entre las recomendaciones que da el representante de Cáritas, se encuentran evitar en los medios de comunicación palabras como transeúnte para referirse a personas sin hogar, ya que la primera se refiere a alguien que va de paso.

Peña también ha analizado distintos titulares y textos aparecidos en medios de comunicación, sugiriendo sustituir “sin techo” por “personas sin hogar”.

Para cambiar conceptos y evitar prejuicios, lo ideal es ponerse en contacto con los centros y profesionales del área para mejorar el vocabulario y buscar erradicar el contexto negativo al hablar de personas sin hogar, en riesgo de exclusión o con problemáticas diversas.