Lola Piña: «El diseño y la creatividad deben cohabitar con la rentabilidad de una empresa»


Lola Piña es una emprendedora hecha a sí misma. Se define como empresaria por “obligación”, aunque reconoce que es algo que decidió. Si le preguntas por sus referentes, no lo duda ni un segundo. Descubrió el mundo de la confección gracias a su madre. Conoció los entresijos de la moda de la mano del gran Manuel Piña. Y continuó su profundo aprendizaje junto a Sybilla. De su proyecto, Al Dedal, centrado en la recuperación artesana del oficio de modista. Insiste en conceptos como oficio, artesanía, calidad y confianza.

Las pequeñas empresas y los diseñadores independientes se irán haciendo sus pequeños huecos gracias a las nuevas tecnologías.

Al Dedal es un proyecto que demuestra que emprender no es una quimera, que es una realidad.

Ha habido un retroceso en la cultura de moda, deberíamos volver al consume menos y consume mejor.

Pregunta ¿Cómo ve el panorama de la moda en España?

Respuesta: Creo que está en función del panorama de la moda internacional. Estamos en un momento de cambio, de continua transformación, de continua reinvención y, por tanto, es un momento interesante porque es arriesgado, que invita a la revolución, a hacer, proponer y ejecutar. Es un buen momento.

P: ¿Hacia dónde cree que va esta industria?

R: En un momento en el que hay una oferta de moda muy amplia, creo que nos dirigimos a una mayor diversificación, que vendrá muy definida por las grandes compañías porque el público, cliente o consumidor no quiere verse masificada. También vamos hacia la entrada de las pequeñas empresas, de los diseñadores independientes que, a través de las nuevas tecnologías van a ir haciendo sus pequeños huecos en el mercado.

P: Entonces, ¿considera que la tecnología está jugando un papel fundamental en la creación de microempresas y en la labor de jóvenes diseñadores?

R: La tecnología bien utilizada y aplicada es útil y fundamental a todos los niveles, tanto para pequeñas empresas, autónomos, como grandes empresas. Cada uno la adapta a sus necesidades. Aunque a veces, la tecnología nos dé un poco de miedo, nos resulta muy útil a los autónomos porque nos permite utilizar herramientas y recursos a los que de otra forma no tendríamos acceso. Estamos empezando, pero gracias a la tecnología 3D, que nos va a permitir construir prendas en 3 dimensiones, se nos abrirán nuevos caminos y vías.

P: Respecto a su proyecto, Al Dedal, cuya filosofía se basa en la recuperación artesana del oficio de modista. ¿Cree que puede servir de inspiración o animar a la hora de emprender en moda?

R: Espero que les anime y que les sirva de inspiración. Pueden ver que emprender no es una quimera, que son realidades. Al Dedal es un proyecto muy próximo, muy cercano. No estamos hablando de una macroempresa que se creó de la nada y que es puntera. Esa cercanía creo que puede apuntalar esas ideas de emprendimiento de los estudiantes.

P:Si alguien estuviera pensando en hacer un máster como éste de Comunicación y Gestión en Moda, ¿qué es lo que más destacaría?

R: Los 360 grados que propone, ofrece y realiza porque es una visión real de la empresa. Es moda, pero tanto lo que es la gestión y el marketing son elementos inherentes a cualquier empresa. En este caso, está centrado en moda, pero da una visión completa. Sale de la moda en sí, del diseño y todas sus proximidades para entrar en el mundo de la empresa con los parámetros de gestión y de marketing que son fundamentales para cualquier negocio.

P: Usted ha trabajado con grandes diseñadores como Manuel Piña o Sybilla. Ha vivido la evolución de la moda desde los años 80, ¿cree que se está podría hablar de creación de cultura de moda o aún queda por hacer?

R: Sinceramente, hace como unos 10 años, no sé si a raíz de la crisis, ha habido un retroceso en cuanto a cultura de moda se refiere, mientras que ha habido un incremento de la cultura de consumo. Me imagino que todas las épocas tienen sus reivindicaciones y creo que estamos en una época en la que están empezando a germinar revolucionarios en el mundo de la moda, aunque siempre los ha habido. Generalmente, surgen en momentos críticos, en épocas de crisis, cuando después de vernos achuchados empezamos a brotar con energía para hacernos oír. Estamos en un momento previo de grandes manifestaciones culturales, artísticas y sociales.

P: ¿Qué cree que se puede hacer para generar esa cultura de moda y que los consumidores sean capaces de valorar el trabajo que hay detrás de cada colección y de cada prenda?

R: Es fundamental la educación. Yo he vivido la educación en el poco y bueno, he conocido el mucho y da igual, y creo que hay una vuelta, o debería haberla, al poco y bueno. Y parte de la educación, desde las aulas, desde los más pequeños. Yo lo veo con mi hija, que buscan consumir y consumir sin darle valor a lo que consume. Tenemos que educar desde la infancia en los consumos razonables y razonados. Es decir, ¿por qué compro esto y no compro aquello? También es muy importante educar en lo que es la calidad en la confección, en la conciencia social corporativa de las empresas. No podemos comprar a cualquier precio. Todo tiene su razón de ser y si determinados productos tienen precios más elevados, posiblemente tengan un discursos social y profesional detrás que debemos de entender. Entonces, para mí todo se basa en la educación, empezando por nuestros hijos, seguido por los futuros diseñadores y los consumidores actuales. Deberíamos volver al consume menos y consume mejor.

P: Mucho se habla de que los diseñadores están preocupados por la creatividad y el diseño, y no tanto de la gestión. Sin embargo, muchos coinciden en que los futuros y actuales diseñadores ya tienen esa conciencia de la importancia de que haya un apoyo económico y que sea una empresa rentable. ¿Ha visto una evolución en este aspecto?

R: Creo que la ha habido, la hay y tiene que continuar. Durante mis clases en ESCO, hago una reflexión desde mi experiencia profesional.  He sido empresaria por «obligación» pero fue una obligación que yo decidí, la de montar mi propia empresa. Y durante mucho tiempo he querido taparme los ojos y no ver la realidad de la gestión de la empresa. Los diseñadores tienen que ser conscientes de que tienen que intentar que el diseño cohabite con la gestión de una empresa y con la rentabilidad. La creatividad es excelente, no dejemos de ser creativos, pero seguramente encontremos una forma de que esa creatividad sea rentable. Estoy muy a favor de las colecciones locas, donde se dispare nuestra imaginación, pero luego se puede hacer un ejercicio de contención para hacer prendas ponibles, que estén en la calle y que sean una realidad. Tendremos las dos opciones: la fantasía y la real, con un mismo hilo conductor y con rentabilidad a nivel empresarial.

P: Si tuviera que elegir algún libro que sea útil para futuros profesionales de la moda.

R: Un buen profesional de la moda tiene que leer mucho y leer de todo. Para trabajar en moda, como otras artes, lo que se necesita es información y cuanta más tengas y más variada sea, mejor. Leer cualquier libro que pase por nuestras manos, incluso revistas, siempre siendo productos de calidad, es bueno porque eso enriquece. Ya sea desde una novela del siglo XVIII que te da la perspectiva de una sociedad o una novela de ciencia ficción que te dará otro enfoque. De todas podrás sacar información y provecho.

P: ¿Y alguna sugerencia de película o documental?

R: Creo que El diablo viste de Prada es una buena película porque tiene muchos detalles que nos deberían hacer reflexionar, de cómo el mundo de la moda se ha pasado a un mundo de marketing y de cómo quien dirige los hilos del mundo de la moda no son los propios diseñadores, sino que es la prensa, por un lado, y la industria potente, por otro. Es una película que hay que ver más allá de los personajes.

P: Y por último, si tuviera que quedarse con algún personaje que le haya inspirado….

R: Me inspiran muchas personas, tanto conocidas como desconocidas. En el mundo de la moda, mis grandes inspiraciones fueron mi madre que me enseñó a amar mi oficio, siguiendo por Manuel Piña, quien me descubrió la pasión por el mundo de la moda, y después por Sybilla, quien me descubrió como una aguja, en buenas manos, puede ser mágica.  Y un largo etcétera de colaboradores con los que habitualmente trabajo.

 

 

 

Diego Oliva: “Somos la cara amable del dinero”


 

Diego Oliva con los alumnos de 4º de Periodismo

Diego Oliva con los alumnos de 4º de Periodismo

El director gerente de CajaGranada Fundación, Diego Oliva, ha respondido las preguntas de un grupo de alumnos de 4º de Periodismo en la Escuela Superior de Comunicación de Granada. Una ‘entrevista’ de ambiente familiar en la que ha hablado sobre la Obra Social, las crisis empresariales y el agresivo mundo de la publicidad.

Oscar Mesa/Granada

Diego Oliva entra al aula con la seguridad del que sabe que no puede ser sorprendido, del que conoce que la experiencia responde cada pregunta que puedan hacerle. La comunicación es “muy amplia” y le ha brindado “la suerte de poderme desarrollar en  ambos lados de la cámara”.

Antes de recibir ninguna pregunta, lanza su primera reflexión sobre el futuro laboral que nos aguarda: “Vais a comenzar a buscar trabajo este año, vais a salir ahí fuera y, ¿qué quieren las empresas? Da igual que seas guapo, que seas alto o bajo, delgado o no tan delgado… te van a medir por la capacidad de desarrollar y de hacer cosas; cuanto más sabes más posibilidades tienes de poner en marcha tus proyectos: hay que estar atento y estudiar cuanto nos rodea”, afirma rotundo Diego Oliva. “El presidente de la que era entonces La General se sorprendía de que otra caja, tres veces más pequeña y con menos presencia institucional, tuviera más presencia en los medios: fácil, porque compensábamos la dimensión con imaginación” comenta.

La primera pregunta alude a su trayectoria profesional, la de un trotamundos de la comunicación que ha ejercido prácticamente de todo, desde periodista para Antena 3 Radio y TV hasta director de CajaGranada Fundación, algo que considera “bastante más habitual de lo que pueda parecer”. “Al final todos los trabajos son iguales, debes prepararte, tanto si vas a entrevistar a un cirujano y no sabes de cirugía o si vas a lanzar una campaña y no conoces lo que piensa el público. Yo de cirugía no tengo ni idea: pues tendré que preguntar y preparar la entrevista”, dice con naturalidad, “siempre he sido escrupuloso a hacer el ridículo y por eso me preparo, para salvar mis carencias”.

Y sobre todo que los medios no os engañen, que sois jóvenes; todo son modas y las modas están perfectamente estudiadas, todo es publicidad”, continúa Oliva, que ilustra su reflexión con varios ejemplos, como la ralentización voluntaria de las colas en los supermercados o el rastreo de IP según la publicidad de las páginas y los hábitos de cada consumidor. “Como reflexión final, por no daros mucho la chapa”, insiste sonriente, “me mandaron un correo de change.org: ‘Diego hace 2 meses que no te comprometes con una causa’ y digo… ¡Es verdad, podría haberlo hecho! Lo comprobé, pero pensé: ¿Y quiénes son estos para saberlo y decírmelo? El Gran Hermano te persigue”.

Sorprende que tan solo se haya lanzado una pregunta, pero Diego Oliva continúa aludiendo a un proyecto educativo que están divulgando en los institutos para explicar la terminología bancaria porque “no puedes ir a un banco sólo pensando en que quieres tener rápido ese piso y sin saber lo que firmas”. Por eso desde la Fundación se empeñan en que los jóvenes sepan que, “un crédito no es un préstamo, ni una línea de descuento una póliza, hay que conocer esta terminología y hacer bien los números”.

Tras una extensa charla sobre la realidad socioeconómica española, una compañera le lanza la segunda pregunta: ¿Puede destacar alguna actuación de la Fundación de la que se sienta especialmente satisfecho?

No tiene ninguna duda, prevalecen “la educación, el crear inquietudes, estoy satisfecho sobre todo cuando aquello que hacemos bien es extrapolable a otros, cuando tu fruto sirve de semilla y se reproduce”. Menciona orgulloso la guardería para poblaciones en exclusión de Almanjayar, la formación a gente mayor en Nuevas Tecnologías o el curso para hablar en público a gente sin trabajo. “El gerente de General Motors España me dijo en una ocasión que para seleccionar a un buen gestor entre historiales académicos brillantes y muy parecidos, se fijaba en su poder de comunicación, en la forma de transmitir quien era y que esperaba de la empresa”, asegura Oliva. “Si no temes hablar en público, no temes defender una causa o mostrarte como eres. Aunque, por supuesto, para hablar en público debes saber de qué estás hablando, ósea, preparar tu discurso” No obstante, también sostiene que hay otras acciones que es mejor omitir, porque “hacer publicidad con las desgracias ajenas es de mal gusto”.

Los que quieran salir corriendo…”, propone Oliva sonriente mirando el reloj. Cierto es que en veinte minutos ha respondido dos preguntas, pero no se ha hecho ni mucho menos largo: da gusto que un hombre tan versado divague, ya sea sobre Evo Bank o sobre Gustav Klimt. Sin embargo, la situación toma un cariz más ordenado, aunque sigue dejando una serie de frases que definen bien su labor a cargo de CajaGranada  Fundación.

Sobre la fusión con Bankia, afirma que deben convertirse en una “herramienta de gestión útil para acercarse a la sociedad. Además, el presupuesto aumenta aunque pasemos del 2,79 al 0,7% de participación en acciones. Somos la cara amable del dinero, la RSC del banco”.

Ante la elección de proyectos, para la Fundación prevalece “que se trate de carencias que no estén cubiertas por las administraciones. Si no tienen ese cobijo y suponen una exclusión social, tendremos mayor atención. Por otra parte, como los recursos no sobran, priorizamos Granada y Jaén”. Replantea la pregunta en su cabeza y da una nueva respuesta: “Nuestros tres pilares son la cultura, la asistencia social y el ámbito medioambiental. Preferimos trabajar la cooperación al desarrollo y el emprendimiento, crear riqueza en vez de poner una tirita en la herida”.

La palabra crisis no le gusta y el gesto le cambia. “Quien dice que las crisis son imprevistas no cree en la comunicación”. Afirma haber gestionado muchas crisis institucionales y da su receta para afrontarlas: “lo primero es abrir la herida en canal y ver los puntos flacos y fuertes, y luego no mentir. Para gestionar bien hay que autoevaluarse sin miedo, ser claros en por qué pasa lo que pasa; si tu amigo no te saluda algo pasa, no es casualidad”. “La crisis es el mejor ejercicio para ver dónde estás y hacia dónde quieres ir” mantiene.

Julia Mitrofanova: «Aconsejo a los alumnos que disfruten del proceso de aprendizaje»


Polifacética, Julia Mitrofanova trabaja actualment como editora web

Polifacética, Julia Mitrofanova trabaja actualment como editora web

Nos encanta contactar con nuestros egresados y conocer sus nuevos proyectos, aventuras y metas. Cristina López, alumna de 4º de Periodismo, ha entrevistado a una antigua alumna internacional: Julia Mitrofanova, licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, cuenta en esta entrevista su experiencia vital y profesional y su paso por ESCO.

¿Qué te llevó de Moscú a Granada?

¡Las ganas de aprender y de comerme el mundo! A los 18 años todas las puertas están abiertas, sólo tienes que escoger una que te parezca la más adecuada. Al empezar mis estudios era casi la única alumna extranjera pero actualmente veo que cada vez más gente se va a estudiar o trabajar al extranjero. Creo que este proceso se irá progresando aún más con el paso del tiempo como una de las características del mundo globalizado y sin fronteras. Muchas personas, incluyéndome a mí, abandonan su país de origen por las ganas de encontrar el éxito profesional y una vida mejor pero hay que tener presente que la felicidad en el sentido global no depende del lugar, ni de las personas que nos rodean, sino surge dentro de nuestra mente y nadie puede quitárnosla aparte de nosotros mismos. Lo que nos puede aportar la experiencia de vivir en el extranjero, es la enorme capacidad de ver el mundo desde otra perspectiva, ser más empáticos y conscientes.

¿Cómo fue adentrarte en el mundo de la comunicación en Granada?

Estudié periodismo durante los dos primeros años que eran comunes y luego pasé a la facultad de Publicidad y Relaciones Públicas. Siempre era una chica “de letras” y tenía clarísimo que quería estudiar una carrera relacionada con la comunicación. El proceso educativo era muy dinámico, bien organizado y enfocado en los casos prácticos. Mis asignaturas favoritas lógicamente eran relacionadas con la creatividad, redacción y escritura, después de tantas asignaturas técnicas en el bachillerato me sentía como en casa. Estoy muy contenta de haber elegido esta carrera.

Cuéntanos un poco sobre tu trayectoria desde que acabaste la universidad hasta el día de hoy.

Después de graduarme en ESCO estudié el Máster en Recursos Humanos en ICADE. El ambiente en Madrid era mucho más duro y competitivo que en ESCO y la verdad es que no me lo esperaba. El proceso educativo era tan intenso y exigente que prácticamente no tenía tiempo para socializarme, por las mañanas teníamos clases y por las tardes normalmente preparábamos algún caso práctico en equipo para exponerlo al día siguiente. Literalmente me choqué con mucha resistencia cultural pero también encontré a buenos amigos con los que seguimos en contacto, así que el balance general es positivo. Era una etapa bastante solitaria desde el punto de vista personal pero aprendí a tomar las riendas en el asunto y sobrevivir por mi cuenta. Al finalizar el Máster estaba casi un año buscando empleo pero desgraciadamente no pude conseguirlo, por lo cual decidí mudarme a Budapest. Era una decisión obligada pero en la vida todas son etapas y esa era una más. Empecé con las prácticas en el departamento de Marketing como todos los recién graduados para familiarizarme con el país y ver qué situación había en el mercado. Al cabo de unos meses conseguí el empleo en la empresa dedicada al diseño y construcción en el sector petroquímico, en la que pasé dos años y medio trabajando como coordinadora de proyectos de habla rusa e hispana. Ya que la empresa operaba en el ámbito local y no tenía muchas salidas internacionales más allá de los proyectos ya existentes, decidí marcharme en busca de nuevas oportunidades y actualmente trabajo como editora web en la sede de una empresa americana.

¿Ejerces actualmente como publicista?

No, pero la comunicación es una carrera universal que encuentra la aplicación práctica en todos los ámbitos. Por supuesto me gustaría desempeñar una labor más creativa y menos técnica pero como aquel que dice, el camino hacia el éxito muchas veces es incoherente. Encuentro muchas curvas sorprendentes en mi camino y no sé a dónde llegaré al final.

¿Qué proyectos tienes por delante?

Supongo que se refiere a los proyectos profesionales… Creo que en los cinco próximos años seguiré trabajando en el área empresarial para ganar una posición sólida, ampliar mi currículum y la red de contactos. Mi trayectoria profesional no es nada monótona y a esas alturas ya me gustaría tener un poco más de estabilidad y trabajar de una forma más consistente y sistemática en los proyectos que me importan de verdad sin desviar demasiado la atención a los proyectos pasajeros. Creo que estoy empezando a vivir una etapa de madurez que irá afectando, entre otras, mi área profesional a medio-largo plazo.

¿Aspiraciones futuras?

A medida que voy ganando experiencia, me gustaría centrarme más en mis áreas de interés. Me encanta el mundo de la comunicación, el idioma español, las iniciativas sociales. Últimamente estoy muy metida en los negocios cuyo propósito no es únicamente generar el beneficio económico o promover ciertos grupos o ideas, sino ofrecer alguna utilidad social. No descartaría la posibilidad de participar en algún proyecto de caridad en Europa o en los países de tercer mundo. También me interesaría formar parte de una agencia de coaching para ayudar a las personas a armonizar su naturaleza y crear los hábitos saludables, creo que es un trabajo muy bonito y gratificante relacionado al 100% con la comunicación en el sentido más amplio. El concepto del éxito es diferente para cada persona. Por lo general el mundo empresarial está muy jerarquizado y desde mi punto de vista el verdadero éxito no consiste en llevar la ventaja sobre los demás. Con el paso del tiempo veo cómo mis prioridades se cambian por completo, se aprende a reemplazar el foco de atención del uno mismo hacia los demás.

¿Qué significó para ti estudiar en ESCO?

Fue un hito crucial en mi etapa del crecimiento como profesional y como persona. No fue una etapa nada fácil pero conocí a muchos líderes que me inspiraban y me guiaban durante todo el proceso. Estoy enormemente agradecida a todos mis compañeros y profesores por formar parte de mi vida, por compartir su conocimiento, por plantear los retos y satisfacer la curiosidad intelectual. Sigo en contacto con muchos de ellos y me hacen sentir igual de bien que cuando empecé a estudiar mi carrera. Jamás recibí tanto apoyo incondicional como en aquellos años y los echo mucho de menos.

¿Qué le dirías a los futuros comunicadores con los que cuenta la escuela?

En primer lugar, ¡felicitaros por formar parte de ESCO! Desde que terminé mis estudios, la escuela ha evolucionado considerablemente. Actualmente ofrece muchísimos más recursos a los que quieren dedicarse al mundo de la comunicación, hay más carreras a elegir y la posibilidad de cursar un Máster antes de salir al mercado laboral. De mi parte quiero desearos disfrutar del proceso de aprendizaje, ser fieles a sí mismos, amar a sus familias, viajar mucho, saber defenderse y no dejar de pasar las oportunidades valiosas. Resumiendo con una cita de Nelson Mandela, “Una buena cabeza y un buen corazón son siempre una combinación formidable”.

Entrevista a Toni Juárez, organizador del Taller de Fotografía ESCO


A iniciativa de los alumnos de ESCO, estamos implantando nuevos talleres que permiten complementar la formación en la escuela en los diferentes campos de los Grados Universitarios. El Taller de Fotografía, impartido por Antonio L. Juárez, estudiante de 4º de Comunicación y profesional de agencias, está teniendo una gran acogida. Hemos querido charlar con él para que nos cuente todos los detalles y aprovechar la oportunidad para descubrir el talento de este joven fotógrafo. No te pierdas la entrevista que le ha hecho María Romero, compañera de estudios y futura periodista.
Tony Juárez junto a Ramón L. Pérez, también fotógrafo, en el Nuevo Los Cármenes

Tony Juárez junto a Ramón L. Pérez, también fotógrafo, en el Nuevo Los Cármenes

Antonio L. Juárez, más conocido por ‘Toni’, ingresó en ESCO en el año 2012. Desde entonces, su andadura profesional en el mundo de la fotografía han hecho de él, pese a su juventud, un gran profesional al que avalan casi seis años de experiencia tras la cámara. Actualmente, Toni ejerce como jefe de fotografía de VAVEL (Granada) y colabora con el diario Granada Hoy, entre otros. El pasado 22 de octubre Toni Juárez asumió el mando del taller de fotografía para alumnos de ESCO y ESCAV. “Cuando Ana Montes, Responsable de Atención al Alumno, me lo propuso, no me lo pensé dos veces” –dijo-. «Esta es una oportunidad que pocas veces aparecen y más que como una obligación me lo tome y me lo tomo como una aventura más, eso me apasiona»

“El manejo de la cámara en este taller es imprescindible saberlo y si no lo saben se lo explico, ya que nadie nace sabiendo, pero además de esto me interesa que sepan que se van a encontrar ahí fuera.» 

Uno de mis objetivos principales es que mis alumnos salgan con seguridad. La seguridad de que si los envían a una rueda de prensa, manifestación o entrevista sepan cómo manejar la situación sin ningún problema.»

El periodismo es algo vivo, es también una forma de observar el mundo y recordarlo. La fotografía forma parte de ese engranaje que mueve el motor de la comunicación y por eso hay que saber mirar. Hay que estar preparado. Porque las cosas no se buscan, son ellas las que nos encuentran. Pero a veces, solo duran un instante. Y lo que separa en ocasiones, ese instante de la eternidad es un click. Un simple click. Toni nos cuenta que Granada es el escenario perfecto para aprender, «Mis clases consisten en explicarles la teoría y después hacer mucha práctica, ya que yo soy de los que piensa que la fotografía se aprende haciendo muchas fotos. Tengo pensado llevarme a los alumnos a entrenamientos, ruedas de prensa y fotografía en la calle.»
Hasta el mes de diciembre, nuestros alumnos trabajarán y se familiarizarán con esta materia. La idea principal es que tras finalizar el curso, se expongan o se haga un concurso con las mejores fotografías.

5 Frases de Risto Mejide a tener en cuenta en el mundo de la comunicación y el Marketing – ESCO Granada


El publicista y escritor Risto Mejide, fue el padrino de nuestra X promoción de Comunicación y II de Marketing de ESCO en Granada. Antes del acto hablamos con él para conocer su opinión y reflexiones.

Risto Mejide (Barcelona, 1974) fue escogido personalmente por nuestros alumnos para convertirse en padrino de  X promoción de Comunicación y II de Marketing de ESCO en Granada en un acto llevado a cabo en el Parque de las Ciencias el pasado mes de junio. (Puedes leer la crónica y ver las fotos haciendo click aquí). Antes de comenzar el evento le realizamos una entrevista para conocer su opinión sobre el momento profesional que vivimos y dar algunas claves a nuestros alumnos. Puedes ver el vídeo íntegro aquí:

Hemos seleccionado algunas frases destacadas que reflejan el carácter y personalidad de este comunicador que ha conseguido cambiar el punto de vista de la publicidad y el marketing.

Ante la clave para destacar en el mundo de la comunicación: «La clave para sobresalir en cualquier ámbito es un verbo que se practica muy poco: escuchar. Oír es muy fácil, pero escuchar es muy difícil«.

Ante la reflexión de haberse convertido en un ídolo de masas: «Cuando alguien dice: «eres mi ídolo»; yo siempre digo: «allá tu»

Ante el futuro de la comunicación: «El futuro parte de un empoderamiento del oyente y poder elegir«.

Ante el esfuerzo y la dedicación: «No creo en el esfuerzo, hay gente que se esfuerza toda su vida y no consigue nada y otra que no pega un palo al agua y arrasa. Yo creo en la oportunidad ligada al talento; ver una oportunidad y aprovecharla»

Sobre dar consejos: «Me da mucha rabia la gente que va por ahí dando consejos. Dar consejos es como dar un masaje, no puedes dartelo a ti mismo y es muy fácil dárselo a los demás. No doy consejos, esto es un sálvese quien pueda«.

Graduacion ESCO risto

Ana Vercher: “Me gusta contar a los demás lo que ocurre en el mundo, servir para crear una conciencia pública y un lugar de denuncia”


MEJOR EXPEDIENTE ACADÉMICO DE PERIODISMO DE LA VII PROMOCIÓN DE ESCO

Marta Eulalia Martín. Gabinete de Prensa ESCO y Redactora de GD

Estaba muy nerviosa. Mis compañeros no paraban de decirme que sería yo y, aunque tenía alguna esperanza, no terminaba de creerlo”. Así se sentía Ana Vercher, mejor expediente académico de la séptima promoción de ESCO Escuela Superior de Comunicación y Empresa de Granada, cuando le dieron la noticia en su graduación de que había obtenido este reconocimiento a su formación académica.

Estoy muy orgullosa. En mi clase hay gente que vale mucho y muy buena estudiante, así que es un honor ser el mejor expediente. Fue un momento de orgullo, satisfacción, alegría, ilusión… Muchos sentimientos a la vez”, asegura Vercher, quien añade que “aún cuando lo pienso me siento muy feliz. El esfuerzo se recompensa”.

Siempre me ha apasionado el mundo de la comunicación”, sostiene la periodista granadina de 28 años. Lo que más le gusta es “contar a los demás lo que ocurre en el mundo y en su entorno. Servir para crear una conciencia pública, un lugar de denuncia y donde aprender. Ayudar a través de la comunicación”.
Vercher, quien actualmente trabaja en la televisión municipal de Granada, TG7, también es licenciada en Derecho -trabajó durante dos años como abogada especializada en extranjería- y ha estado en Radio Gandía, Cadena SER de Valencia, en Onda Cero Granada, en ‘7 Días’ y en el gabinete de comunicación de ‘El teléfono de la esperanza’ en Granada. Respecto a su actual trabajo, en un principio la contrataron como refuerzo por las elecciones municipales, durante un mes, y ahora, para las sustituciones de verano. “Estoy muy contenta, se aprende mucho, la gente es agradable y es un trabajo apasionante”, destaca satisfecha.

SU PASO POR ESCO

La joven periodista decidió estudiar en ESCO porque “había oído hablar bien de ella y ya era un proyecto consolidado en Granada. Además, no quería salir de la ciudad”. Su paso por la Escuela ha sido “muy positivo. He encontrado buena gente, tanto alumnos como profesores. Me gusta mucho que sea muy práctica la enseñanza y accesible el profesorado. En general ha sido una experiencia muy positiva y yo digo contenta que estudié en ESCO”.

Respecto a sus asignaturas favoritas de los dos primeros cursos -comunes a las tres especialidades de ESCO-, Vercher destaca ‘Lengua’, ‘Comunicación Corporativa’ y ‘Comunicación Audiovisual’. “Me parecieron entretenidas, amenas y aprendí cosas interesantes”, señala. De los años de especialidad en Periodismo se decanta por ‘Empresa y mercado’. “Me pareció una asignatura útil e interesante, quizá por venir de derecho, aunque a muchos no les gustara. También me resultó entretenida ‘Guión cinematográfico’. Aprendí muchísimo en ‘Radio y Televisión’ -me encantó sobre todo la parte de radio- y en ‘Práctica periodística’. Si tuviera que elegir sólo una, ‘Radio y televisión’ de tercero. La profesora, Susana Escudero, magnífica”, añade la periodista, quien también destaca como buenos profesores a José Moreno Dávila, Pura Raya, Jaime Bartolomé, Antonio Martínez González -padrino interno de la VII promoción de ESCO- y Guadalupe González. “Aunque, en general, estoy satisfecha con todos”, concluye.

Vercher ha destacado sobre todo en las asignaturas ‘Deontología’, -”aunque tengo ventaja al venir de Derecho”, apunta-, ‘Literatura periodística’ de tercero y ‘Comunicación audiovisual’, de primero. También afirma que la peor nota la obtuvo en ‘Periodismo digital’ de tercero. “No me llevo muy bien con las nueva tecnologías”, declara, entre risas.

En cuanto a su proyecto fin de carrera, Vercher eligió analizar la evolución mediática en el conflicto de Afganistán, comparando los periódicos ‘The New York Times’ y ‘El País’ al inicio de la guerra en 2001 y las noticias después de su noveno aniversario en 2010. “Comparo léxico y contenido y hago un repaso importante al conflicto en sí, su presencia en los medios, importancia del periodismo bélico, etc. Siempre me ha interesado mucho todo el tema bélico, los corresponsales de guerra y la importancia de la comunicación en estos ambientes, así como el dar a conocer al mundo lo que allí ocurre”, opina la periodista, quien añade que “fue un trabajo muy largo y costoso, pero creo que mereció la pena, estoy orgullosa del resultado”.

Por último, Ana Vercher aconseja a los estudiantes de Comunicación que “se muevan muchísimo, hagan cursos, prácticas -las considero fundamentales-, que hablen con los profesores… El tiempo pasa muy rápido, más de lo que parece”, sentencia.