Aprende de los mejores profesionales del Neuromarketing con ESCO y UMA


Neuromarketing

La facultad de Comunicación de la Universidad de Málaga (UMA) acoge la II Jornada de Neuromarketing- Experimento Aplicado, organizadas por ESCO y la UMA, bajo el título “La comunicación a través de los cinco sentidos, una visión práctica del Neuromarketing”.

Los mejores expertos de un sector en auge, impartirán una serie de ponencias en las que tratarán los aspectos más novedosos de la disciplina. Así, Pablo Lara Muñoz profundizará en “El cerebro y la toma de decisiones en el marketing”; Alexia de la Morena mostrará un caso real de estudio en “Neuromarketing: un caso práctico en las compras y en la experiencia del cliente”; José Ruiz Pardo se centrará en las pymes con “El secreto del éxito en la pequeña y mediana empresa a través de la aplicación de técnicas de neuromarketing” y el director de ESCO, Miguel Ángel Rodríguez Pinto revelará las técnicas de “La persuasión a través de los sentidos”.

La Jornada se celebra este jueves, 27 de abril, de 10:00 a 14:00 horas en el Aula Magna de la facultad de Comunicación de la Universidad de Málaga con acceso libre y gratuito hasta completar el aforo.

El evento se enmarca dentro de las actividades del Máster Propio Universitario en Neuromarketing y Neurociencias aplicadas a la Comunicación de ESCO y UMA y cuenta con el patrocinio de Grupo Safamotor y la colaboración de Copy Maq y Red Bull.

Neuromarketing ¿Sabes distinguir a un vendedor de humo?


Por el equipo de Neuro Brain Intitute

saliendo-humo-orejas

Siglo XXI, el siglo del Cerebro. Esto así debido a los grandes avances logrados en el conocimiento de cómo funciona nuestro cerebro y su influencia en el comportamiento humano. Además tanto instituciones públicas como entes privados apuestan por la neurociencia como fuente de conocimiento y futuro.

Pero no debemos de olvidar de que esto es ciencia en estado puro, investigación, sin otro objetivo que entender mejor los mecanismos que subyacen a nuestra “caja negra” llamada cerebro y generar en el conocimiento.

Es aquí donde entra en acción el Neuromarketing. Disciplina relativamente nueva que consigue unir la Neurociencia y el Marketing generando  conocimiento aplicado de gran utilidad para las empresas. Hoy podemos conocer mejor a nuestros clientes y consumidores redundando en servicios y productos optimizados y adaptados a las necesidades reales de las personas.

Pero, ¿cómo distinguimos entre los profesionales que realmente hacen Neuromarketing y aquellos que venden humo?

Algo que es relativamente curioso es el gran aumento de “expertos” en Neuromarketing en el último año. Salen hasta de debajo de las piedras, como si esto fuera una moda, y es que ser Neuromarketer es  muy cool. Realmente nos encontramos con:

  • Aquél que llama experto porque ha leído muchos libros y en algunos casos solo uno.
  • Aquellos que tienen capacidad financiera y compran tecnología neurocientífica. Lo que ocurre es que no saben cómo funciona y tampoco las aplicaciones reales que puede tener dicha tecnología.
  • Aquellos que aplican tecnología que está a nuestra disposición desde los años 60 y que poco o nada tiene que ver cómo medir actividad cerebral.

Neuromarketing1

Según Malcom Gladwell, para ser un experto en algo es necesario dedicarle unas 10.000 horas, pero combinando conocimiento derivado de la práctica y del estudio. Por muchos libros que podamos leer (es muy necesario estudiar) si no existe experiencia en la aplicación real estaremos muy lejos de aportar valor real a las empresas. Y esto como os podéis imaginar no ocurre en muchos de los casos en los que su “bio” de twitter o linkedin pone “Experto en Neuromarketing”.

Desconfiad de todos aquellos que hablen de management y nunca hayan gestionado un grupo de profesionales, que hablen de vender y nunca hayan visitado un cliente, que se consideren Neuromarketers y nunca se hayan enfrentado al “gap” entre ciencia y empresa en la práctica.

Es de gran importancia que exista un equipo multidisciplinar que trabaje al unísono y cuyo eje motor sea la rigurosidad científica. Si esto no ocurre es poco probable que los resultados de un proyecto de Neuromarketing sean de utilidad para la empresa que los contrata.

En palabras de Francisco Blanco: “A nuestro alrededor prosperan los embaucadores, y encuentra fácil audiencia cualquier vendedor de “ancestrales remedios y teorías” alternativas al progreso y a los últimos descubrimientos de la Neurociencia”.

Por suerte o por desgracia, la neurociencia no ha encontrado todavía el famoso “Botón de compra” ni cree que lo encontrará. Nuestro cerebro es más que la suma de las partes, es un todo con millones de interconexiones donde cada función requiere de varias partes interdependientes.

“En esta batalla la lucha es muy desigual, pues a los seres humanos antes nos emociona un misterio que una respuesta. Es más fácil entretener con historias fantásticas sobre duendes y poderes misteriosos, que con explicaciones precisas sobre física o matemáticas”.

Los neurocientíficos se compadecen de aquellos que llenan pabellones hablando de un cerebro que puede dividirse tres áreas generales recurriendo a la evolución de las mismas. Nuestro cerebro es infinitamente más complejo. El cerebro triuno es la frenología del siglo XXI, muy espectacular…pero ya superado.

A día de hoy, la Neurociencia ha descubierto que cada área por pequeña que sea puede subdivirse en áreas más pequeñas que realizan funciones independientes de áreas adyacentes y que a su vez se coordinan con áreas alejadas para llevar a cabo procesos diferentes.

Para aquel amante del Marketing que no esté relacionado con el cerebro y sus características, esta simplificación provocará un profundo alivio al arrojar un poco de luz a esta “caja negra” que llamamos cerebro y que es tan compleja pero, sintiéndolo mucho, nuestro cerebro no se divide en 3 partes, ni en 10, ni en 100. No es un motor de un coche donde cada tornillo tiene su función. Debemos alejarnos de este tipo de metáforas que simplifican su funcionamiento y comenzar a entenderlo como un todo interdependiente e interconectado.

“Nuestras inquietudes vitales se llenan más fácilmente con las “certezas” absolutas de una creencia que con la duda sistemática del método científico. Por eso mismo no debería extrañarnos que las afirmaciones de un charlatán tengan más audiencia que las explicaciones de un científico.”

«Mi última recomendación es que si has aprendido algo de este artículo desconfíes también de él, de mí y de cada palabra que hayas leído aquí».

(Fórmate en estos temas, te recomendamos: Máster en Neuromarketing)

Referencias:

  • §  Kuhn, T. S. (2012). The structure of scientific revolutions. University of Chicago press.
  • §  Ramón y Cajal, S. (1940). Reglas y consejos sobre investigación científica. (Los tónicos de la voluntad).
  • §  Ramos, F. B. (2011). Ciencias, Pseudociencias y Divulgación. Revista Española de Física22(1).