Entrevista Pilar Dalbat: La profesionalización de la moda, un sector en auge.


Pilar Torrecillas lleva casi 20 años dedicada al mundo de la moda siendo el alma de la firma Pilar Dalbat. Profeta en su tierra, ha llevado Granada y su patrimonio más allá de sus fronteras. La Abadía del Sacromonte o el pintor José Guerrero han sido algunas de las inspiraciones. Se caracteriza por mezclar arte, ya sea pintura o arquitectura, con la moda y con la tecnología. Tanto es así que fue la primera en crear un desfile en España en realidad virtual. Además, siente especial vocación por la enseñanza y por compartir su saber hacer, como lo demuestra siendo co-directora de este máster de Moda, Comunicación y Gestión.

“Con la crisis, hemos aprendido que no todo vale y que el diseño de moda tiene que estar acompañado por la industria”

“Los profesionales del sector de la moda cada vez aprecian más lo que se hace dentro”

“La figura del diseñador como artista es mucho más compleja que la de artista”

P: ¿Cómo calificaría la situación actual de la moda en nuestro país?

R: Si nos referimos a creatividad, la veo en plena ebullición porque hay muchas propuestas, mucha gente joven, muchas escuelas que han crecido, muchas pasarelas. Veo una oferta muy grande. En cuanto a números, me voy al último estudio realizado por la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME), que es muy esperanzador, muy positivo, y que demuestra que la moda en España como industria está en pleno crecimiento, que ha crecido con respecto al año anterior. Hay un dato muy relevante para todos los diseñadores y empresarios o cualquier persona que se relacione con el sector, que es la exportación. Ahí es donde está el quid de la cuestión, el futuro y también en las nuevas tecnologías adaptadas a la venta, como la tienda online.

P: Si nos centramos en el futuro, ¿cree que va a haber una recuperación del gusto por parte del consumidor hacia un producto de mayor calidad? ¿cuál cree que puede ser la combinación de factores de cara al futuro?

R: Es muy difícil prever porque el mundo de la moda es totalmente imprevisible. Nos ocurre con modelos que a veces pensamos que se van a vender muy bien y que al final suponen la peor venta. Estoy segura de que el futuro gira en torno a la venta online porque los grandes nos están marcando esa pauta. El low cost seguirá existiendo, pero también habrá una apuesta por la prenda de calidad porque el consumidor está educado y ya sabe que el low cost también cansa. Probablemente retorne a las prendas con alma, que están pensadas, que están elaboradas con cuidado y con oficio y artesanía.

P: ¿Se podría decir que existe cultura de moda en España? ¿Ha habido una evolución?

R: Creo que España está en un punto intermedio. No creo que sea ni un país maduro, capaz de entender al 100% lo que esconde una prenda, pero sí es cierto que existe una enorme evolución. El país ha cambiado mucho y la gente ha aprendido. A través de esta diversificación, de mayor oferta, donde los medios de comunicación y las redes sociales han crecido y se han expandido. Creo que España sabe lo que es la moda, los profesionales del sector de la moda cada vez aprecian más lo que se hace dentro. Los que estamos dentro nos estamos profesionalizando. Entonces va todo juntos.

P: ¿Desde cuándo crees que existe esa profesionalización dentro de los diseñadores? ¿Cuándo han tomado conciencia de la existencia de esta industria?

R: Hay muchas cosas. El hecho de que el mercado madure y de que haya más oferta supone, por lo tanto, menos facilidad para los pocos que están. Hay muchos más diseñadores. Al mismo tiempo, la crisis ha educado. Hemos aprendido que no todo vale y que el diseño de moda tiene que estar acompañado por la industria porque el uno sin el otro no tiene sentido. Creo que algo que ha ocurrido es que la gente está mucho más especializada. También ha aprendido a comprar. En ese aprendizaje de diseñadores, en esos cambios que han ocurrido en las cúpulas de las revistas, de las pasarelas nacionales, se está haciendo un trabajo de campo muy grande y todo eso es muy positivo para la moda española.

P:  Desde el punto de vista de los profesionales, parece que antes los diseñadores estaban más centrados en la creatividad y que quizá la parte más empresarial estaba en segundo plano, sin embargo, parece que esto ha ido cambiando. ¿Ha notado esa evolución?

R: Por supuesto. Yo creo que el que enseña actualmente eso, sólo diseñar como figura artística está desfasado, no está viviendo el tiempo que nos toca vivir. Porque el uno sin el otro no existe. La figura del diseñador como artista es mucho más compleja que la de artista. En un perfil de diseñador tiene que haber redes sociales, marketing, comercialización y también números. No sólo prendas bien hechas. La gente ha tomado conciencia en un periodo de tiempo muy corto, en 10 años.

P: ¿Qué habilidades cree que deben tener los profesionales en la gestión y comunicación de moda?

R: Creo que hay una habilidad importante que es la comprensión y el conocimiento. Cuanto más se conoce algo, más posibilidades tenemos de dominarlo y, por lo tanto, de ser competitivos y fuertes. Este máster tiene esa fuerza, que es la de intentar hacer que los alumnos aprendan a través de la comprensión, de la reflexión. Que vean algo como muy global, no sólo desde la figura creativa sino desde todos los ámbitos. El que tiene una visión global de algo se convierte en alguien mucho más poderoso.

P:  ¿Qué características destacaría de este máster respecto a otros que también se especializan en moda?

R: Un valor es contar con un profesorado de alto nivel estando en una ciudad como Granada, que además ofrece un atractivo increíble para la gente. Otro fuerte es que son grupos pequeños lo que nos permite estar muy en contacto con los directores y los profesores. Hay un tú a tú, pueden pedir y se les da. Intentamos entender todas las peticiones de una manera muy directa. En otros masters más masificados esto no se puede conseguir.

P: ¿Qué libro o documental recomendaría?

R: Es muy difícil recomendar uno. El que más le seduzca de primeras que lo vean. Hay tanta oferta que sería difícil elegir. Diría que es como los libros, hay que elegir el que te enganche y el que seas capaz de disfrutar.  A mí han gustado todos los de Le Jour d’avant (Antes del desfile), una serie documental de Canal+, escrita y dirigida por Loïc Prigent. En ellos se ven los procesos creativos antes y después de un desfile y nos da una visión mucho más cercana de los equipos de moda.

P: Y si tuviera que quedarse con un personaje que le haya inspirado…

R: Fortuny, sin duda. Por ser un perfil totalmente diferente, por pertenecer a su siglo y al nuestro, por ser un gran polifacético, capaz de dominar las artes escénicas, la moda, ser un gran inventor y por ser, además, una figura mundialmente conocida y nacido en Granada.

 

 

 

 

 

 

 

María Giraldo “Ahora entrar en el ecommerce es asequible para todo el mundo”


María Giraldo es experta en la creación de contenido de moda para internet. Actualmente, se encarga de dirigir esta labor en Zocoh, una plataforma que lleva el stock de las tiendas físicas multimarca a internet para facilitar que los consumidores puedan comprar a la misma vez en tiendas de ciudades diversas sin moverse del sillón. Ha pasado por diferentes empresas de moda, ha impartido clases, ha organizado jornadas sobre blogs. Conoce las diferentes perspectivas de este sector y puede ofrecer una visión muy completa e integrada.

  • “Muchas marcas vuelven a apostar por la fabricación en España. Es necesaria esa vuelta a la formación y a los oficios de la moda”
  • “Podemos combinar prendas más asequibles con prendas más artesanas, hechas con más conciencia social”
  • “Es labor del propio cliente-consumidor investigar nuevas marcas y ponérselo fácil para que sepa cómo está hecho ese producto y crear esa cultura de moda”

Pregunta:  ¿Qué características cree que predominan en el panorama actual de la moda?

Respuesta: En España, la industria de la moda siempre ha sido muy relevante. Ahora se ve que muchas marcas vuelven a apostar por la fabricación en España. Es necesaria esa vuelta a la formación, a los oficios de la moda, a las manos detrás de las prendas. El consumidor español ayuda a que se produzca un cambio porque cada vez es más consciente de lo que compra, de dónde está hecho y de qué está hecho. Todo eso afecta al cambio que está habiendo en la industria. No podemos negar que somos el país de Inditex, y tenemos que estar orgulloso de ello, pero también somos en el país en el que hay muchos diseñadores, mucho talento emergente y creo que esas van a ser las dos vertientes que van a marcar la industria de la moda. Por un lado, los grandes grupos que están en España, como Cortefiel, Mango o Inditex. Por otro, el diseño emergente y el baby brand, los proyectos nuevos de gente que se está arriesgando a hacer cosas distintas, sostenibles, como pequeños talleres, pero que gracias a internet cada vez crecen más. Y esas empresas que llevan toda la vida en España, que son medianas y grandes, y que siempre han apostado por producir en España, y que son fundamentales para la identidad de la industria de la moda en nuestro país.

P¿Entonces considera que hay una vuelta a la artesanía y la tradición?

R: El valor de la artesanía, sin duda, está de nuevo en boga porque la artesanía supone hecho local, con lo cual es moda con conciencia. Además, es un producto que lo entendemos como más nuestro, más del comprador final, que está hecho solo para nosotros, que es único, que, si tiene un fallo, no es un fallo, sino una virtud porque está hecho por unas manos y no por una máquina, aunque partes de él están hechos industrialmente. La vuelta a la artesanía no es solamente la vuelta al mimbre o a cómo se hacía el calzado, sino una vuelta a procesos que tienen parte industrial, parte de hecho a mano, como puede ser un bolso de Loewe, cuya cadena de producción está supervisada por unas manos expertas; o unos zapatos de Magrit, o una camisa de Mirto. Son marcas que trabajan con mucha mano de obra cualificada, y sus prendas llevan ese toque artesanal que para mí marcan la diferencia en la moda española muchas veces.

P: ¿Cree que la gente está preparada para esa moda con conciencia?

R: Creo que tenemos que combinar la compra de prendas low cost, que cada vez debería ser de tan low cost, porque si compramos una camiseta de tres euros cada fin de semana, tenemos que ser conscientes de que algo está pasando detrás, algo que no es correcto. Podemos combinar prendas más asequibles con prendas más artesanas, hechas con más conciencia social. Creo que cada día los sistemas de producción son más sostenibles y que ya no es tan caro acceder a un producto exclusivo, o de lujo, o hecho de una forma menos contaminante. Se están igualando los dos precios, en cierta medida. Por un lado, el cliente tiene que acostumbrarse a pagar un poco más, sin llegar a ser abusivo, por algo que está hecho con más conciencia o que es menos contaminante. Al mismo tiempo, las marcas tienen que encontrar formas y fórmulas para poder dar un precio más asequible a sus productos.

P: ¿Esa conciencia social podría considerarse como un rasgo de la cultura de moda en España, o cree que todavía no existe?

R: Cultura de moda no es lo mismo que hábitos de compra. Cultura de moda es tener una pasarela de la moda que sea internacional, tener instituciones como el Museo del Traje o tener un Ministerio casi de la industria, que tenga su propio apartado de moda, tener una Cámara de Comercio de la Moda, como tienen en otros países. Que sea una cuestión de Estado, esa es parte de la cultura de moda. En España lo que tenemos son unos hábitos de compra y luego conocemos diseñadores. Pero para lograr una estructura organizativa de la industria de la moda todavía falta mucho. Por ejemplo, el hecho de que haya muchas pasarelas es un problema para difundir internacionalmente la moda. El hecho de que la gente no sepa que detrás del Premio Nacional de la Moda está la industria de la moda al completo también es un problema de difusión y de algo que debería comunicarse mejor al gran público. Luego también hay asociaciones como ACME, la de sombrereros, la de productores de calzado… Todo eso está ahí, va ganando fuerza poco y hacen muchas acciones, pero no siempre son suficientes para llegar al gran público. La prensa también necesita apoyar esto, necesita difundir que hay una industria detrás. Normalmente, a los titulares siempre llegan las mismas marcas, los mismos productos y aquéllos que se pueden permitir poner publicidad. Es labor del propio cliente-consumidor investigar nuevas marcas, nuevas tiendas, hay que ponérselo fácil por parte de la marca para que sepa cómo está hecho ese producto y crear esa cultura de moda.

P: Respecto a su clase que se centra en el ecommerce y en las nuevas tecnologías, ¿en qué punto se encuentra en España, cómo ha evolucionado y hacia dónde cree que va?

R: El ecommerce ha tenido un efecto global. En España, lo que habría que mirar son los distintos segmentos que hay de moda y cómo se han lanzado al mundo online. Un punto de inflexión fue cuando Inditex, en concreto Zara, se lanzó al ecommerce. Massimo Dutti y Zara Home ya tenían. Están cambiando su modelo de negocio de tienda física y de tienda online para adaptarla a los nuevos tiempos. También la llegada de Amazon ha hecho que todo se acelere.

Curiosamente las marcas pequeñas habían entrado en internet antes que las grandes. Tienen menos ataduras, menos problemas de logística, manejan volúmenes más pequeños y pueden hacer proyectos de ecommerce menos complejos que también les permite exportar, sobre todo, para marcas con precio medio-elevado, que en España les cuesta encontrar el nicho de mercado.

Sin embargo, con una página de ecommerce, teniendo un stock más o menos aceptable y con un presupuesto pequeño para montarlo, al final pueden vender fuera. También ha sido clave todo el abaratamiento del servicio de logística con la entrada de los grandes como Amazon. Se ha conseguido que todos, pequeños y grandes, se beneficien de nuevas tarifas.

Ahora entrar en el ecommerce es asequible para todo el mundo. Simplemente hace falta concienciación de que hacen falta buenas fotos, personas que dediquen tiempo y esfuerzo a la difusión de estas páginas. Porque podemos tener una página web perfecta y preciosa, pero tenemos que competir con los grandes y darles visibilidad. La transformación digital, que está muy de moda ahora, es muy bonita en teoría, pero requiere esfuerzo de tiempo personal y de tener las cosas muy claras. Nos falta mucho esfuerzo de cara a las tiendas, sobre todo las multimarca, y a los diseñadores pequeños y medianos, que necesitan digitalizarse. Tienen que deben incluir en su plan de negocio una digitalización seria y profesional.

P: Debido a la crisis muchos espacios multimarca tuvieron que cerrar. ¿Cree que puede resurgir gracias al ecommerce?

R: La crisis ha afectado, no sólo al sector moda, sino a todos los sectores. Es verdad que el sector multimarca se ha visto muy afectado, pero España es un país con mucha dispersión de población, en el que hay ciudades pequeñas en las que la gente quiere vestir bien. Tradicionalmente la mujer y el hombre español se han preocupado por vestir bien. El sector de la multimarca es necesario, da una oportunidad a aquellas personas que no viven en grandes capitales de tener acceso a marcas distintas. No es que tenga que resurgir ya que hay muchas que se han mantenido, que son las fuertes, y hay otras que están surgiendo con propietarias jóvenes, que tienen claro que tienen que digitalizarse y que, además, aportan el descubrimiento de nuevas marcas que traen de fuera de España y que son fundamentales para que podamos vivir con variedad y podamos elegir lo que queremos ponernos.

P: ¿Qué crees que diferencia este máster de ESCO otros de moda?

R: El máster de ESCO se diferencia en primer lugar por dónde está ubicado, que es una ciudad privilegiada. Muchos profesores venimos encantados a Granada a dar clase y salimos de nuestro confort que es Madrid o Barcelona. También nos sirve para ver que hay una pasión por dedicarse a la industria de la moda desde edades tempranas, con ilusión, y que no todos los proyectos tienen por qué estar localizados en las grandes ciudades. Nos exige como profesor y como alumno buscar soluciones que se adapten a la idiosincrasia de ciudades más pequeñas, en las que también hay clientes y usuarios, y aplicar la creatividad, aplicar a este contexto específico los conocimientos clásicos que tenemos en moda. Lo que ofrece la escuela ESCO en general es que se combina muy bien el perfil de los alumnos con la potencia que le da por ejemplo toda su formación en audiovisual, que creo que eso es el futuro. También el programa de profesores que existe es muy variado y con mucha experiencia. Son profesores a los que yo vendría a su clase si pudiese.

P: ¿Qué habilidades debe tener un profesional de la comunicación de moda?

R: Para un profesional que se quiera dedicar al marketing o a la comunicación, la palabra fundamental es híbrido, abierto de mente, de miras. Ya no se busca gente que sólo sepa hacer una cosa, sino que empiece en un puesto y acabe en otro, que sepa hablar con el resto de departamentos, que trabaje en equipo, que tenga conocimientos en varios campos, que no tenga miedo al abismo. Se refiere al miedo que cuando tienes un plan de negocio no sale como tiene que salir por los cambios tan rápidos que hay en internet, que sepas reaccionar y que estés preparado para adaptarte. Por lo tanto, siempre recomiendo una formación continua en la que puedas aprender un poco de todo para que seas un producto atractivo para tu primer trabajo y que sea una puerta de entrada para ver lo que realmente te gusta de la industria de la moda. Es bueno saber un poco de SEO, de SEM, de Analítica, cómo hacer fotos y vídeo, cómo tener visión de plan de negocio, tener un plan de comunicación en mente, saber de marketing… Y siempre estar al día, leer mucha prensa de moda, ver exposiciones, ver documentales. En definitiva, que te apasione el sector moda.

 

 

 

 

 

 

 

 

Máster de Moda ESCO: Momentos para el recuerdo


Máster de Moda ESCO. Viaje a Madrid 

La segunda visita a Madrid que realizamos en el Máster de Moda coincidió con la apertura del Yves Saint Laurent Beauty Hotel, una exposición efímera sobre la historia del maquillaje de esta emblemática marca. Nos enseñó cómo se lleva a la práctica las diversas ideas que habíamos trabajado en clase sobre comunicación o marketing.  Pero eso fue solo un aperitivo porque los dos días siguientes fueron realmente intensos.

El primer día empezó en el Museo Thyssen, disfrutando de la exposición Sorolla y la Moda (https://www.museothyssen.org/exposiciones/sorolla-moda), donde nos quedamos entusiasmados con las prendas, joyas y complementos realizados entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Una constante a lo largo del máster había sido que, si queremos dedicarnos a la moda, tenemos que tener en cuenta cómo funciona la sociedad de cada momento, para poder adelantarnos a las tendencias y captarlas. Y eso fue precisamente lo que hizo Joaquín Sorolla, considerado como el cronista perfecto de aquella época.

Pero también nos encontramos con una sorpresa. Y es poder ver en persona un auténtico Delphos, de Mariano Fortuny, uno de los mayores diseñadores de moda de España, que encima nació en Granada, y del que nos habían hablado varios profesores, especialmente, la co-directora, Pilar Dalbat, quien tiene verdadera admiración por este creador. De en torno a 1920, realizado con tafetán de seda y cristal de Murano, compartía exposición con modelos de Julia Virac, Madeleine Vionnet, L. Lemoine o Jeanne Lanvin.

Después, seguimos la jornada con una mujer que se ha hecho un nombre muy destacado en la moda española, Lola Piña, quien trabajó mano a mano con otro de los creadores más importantes del siglo XX, el desaparecido Manuel Piña y con Sybilla. Unos meses antes había visitado ESCO para explicarnos su proyecto, Al Dedal, y de cómo era necesario, además de sentir pasión por la moda, tener un buen Plan de Negocio. En su taller, pudimos ver a la Lola más profesional. Nada más entrar, lo que destacaba era el color blanco y un dulce olor, que nos hizo soñar aún más con este mundo. Nos habló de sus trabajos, de la necesidad de contar con un buen equipo y de cómo el mundo de la moda es realmente emocionante.

Tras la comida, fue el turno del encuentro que mantuvimos con Modesto Lomba, uno de los creadores de la marca Devota&Lomba, quien nos explicó cómo había empezado en el mundo de la moda, cómo creó su empresa y qué habían conseguido desde entonces. En un señorial piso, en el centro de la capital madrileña, nos recibió para compartir sus interesantes reflexiones sobre el mundo de la moda. Nos habló de cómo la investigación es fundamental en la moda; sus referentes como Balenciaga o Sybilla; o de cómo surgió la Pasarela Cibeles, actual Mercedes-Benz Fashion Week. Y es que Modesto, además de un reconocido diseñador, es el presidente de la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME), por lo que su visión de la moda es mucho más completa y autorizada.

Tras una interesante charla en la que cada uno de nosotros pudimos formularle algunas preguntas, nos enseñó su atelier, donde estaba inmerso en la preparación de su última colección para la Mercedes-Benz Fahion Week, que tendría lugar a principios de julio. Fue un auténtico privilegio que nos mostrara aquellos bocetos, que semanas después, tanto amantes de la moda como medios de comunicación, podrían disfrutar. Estos momentos son vitales para un máster como este de Moda, ya que conoces de primera mano el proceso creativo a través de sus protagonistas.

El segundo día lo empezamos hablando sobre la actualidad de la moda, durante nuestra visita a las instalaciones de ACME, y escuchando las reflexiones de su directora, Pepa Bueno, una de las mayores expertas en moda de España. Se trata de un colectivo creado para que se escuche la voz de la industria de los creadores, de sus necesidades y de por qué son importantes en la economía española. Tanto es así que el sector textil en España supone en torno al 2,9% del PIB.

En las clases del máster se habla mucho sobre por qué este sector es clave, pero que te lo explique la portavoz y cara más visible de esta asociación te hace conocer los entresijos de este mundo, algo realmente importante para futuros profesionales del mundo de la moda, como nosotros aspiramos a ser. ¡Tomamos buena nota de por dónde van las tendencias!

Como aperitivo, antes de comer, hicimos una ruta de shopping por tiendas míticas de Madrid, como Capas Seseña, el atelier de Úlises Mérida o la zapatería artesanal Franjul. Si es que la mejor manera de conocer cómo vender una prenda, un zapato o un complemento, es que te expliquen su proceso de creación y fabricación. Así, sabrás a la perfección cómo valorar el trabajo que hay detrás de cada producto, y lo transmitas al consumidor.

Y para acabar el viaje, ¿qué mejor manera de hacerlo que visitando las instalaciones de L’Oréal en España? Confirmamos que estábamos en el lugar correcto, que habíamos elegido bien el máster, que el mundo de la moda y la estética es al que queremos dedicarnos. Además, tuvimos a la mejor anfitriona, Isabel Zancajo, responsable de comunicación de L’Oréal Luxe). Allí vimos la importancia de cómo comunicada cada producto, el marketing que hay detrás, la forma de plantear el modelo de negocio de cada división… Fue una másterclass que nos hizo entender aún mejor qué hay detrás de cada producto. Isabel nos explicó qué caracteriza al mundo del lujo, cómo es el comprador del futuro, qué estrategias de marketing se plantean, la diversificación de consumo y, por supuesto, la tendencia más actual, el marketing de influencers.

Fue la guinda a un viaje increíble, en el que, además de aprender muchísimo, convivimos todos los compañeros junto a las responsables del máster. Algo que ya se queda en nuestra retina y que se agradece tanto que forme parte de un máster tan completo y profesional como éste de ESCO.

Patricia González Aldea: “Necesitamos entender la moda como una industria”


Patricia González Aldea es periodista, en el amplio sentido de la palabra, pero con una vocación que le nació desde joven: la comunicación de moda. Compatibiliza esta pasión con la docencia en la Universidad Carlos III, donde imparte, entre otras asignaturas, Periodismo Internacional. Su amplio bagaje académico le ha hecho entender la moda de una forma más analítica y crítica, por lo que resulta un soplo de aire fresco dentro de esta industria.

¿Cómo catalogaría la situación actual de la moda en España?

En España, después de muchos años de crisis, parece que todo está cambiando y esto también afecta a la moda. Se está recuperando y aparece con fuerza. Incluso hay programas de televisión, con mayor o menor acierto, pero la cuestión es que se habla de moda. Vuelve a haber interés en las revistas de moda. Esto es algo positivo y es consecuencia de que estamos empezando poco a poco a recuperarnos.

¿Cree que se podría hablar de la creación de una cultura de moda?

Tanto como eso, no, porque sigue siendo una asignatura pendiente entender la moda como cultura, como un arte que tiene que estar en los museos. Y es verdad que ahora vivimos un momento muy interesante. Hay 3 exposiciones en Madrid: Manolo Blahnik (Museo de Artes Decorativas), la de Sorolla (Museo Thyssen) y la de Carmen Lomana (Museo del Traje). Vemos mucha moda en los museos y esto es una noticia positiva. Poco a poco, algo se está haciendo, aunque también existen programas que no contribuyen demasiado a poner en valor qué es la moda, y que al final lo que hacen es frivolizar su papel.

Usted es profesora de Periodismo Internacional y conoce qué ocurre a nivel global. ¿Cómo describiría la situación de la moda en el mundo?

Las tendencias del mundo se basan en mucho consumo. Lo que antes se consideraba como mercados emergentes, como es el caso de China, ya no sólo en producción o en consumo sino en todo el potencial que tiene para el desarrollo y expansión, es ya el presente. Es hacia donde nos miramos y hacia donde nos dirigimos. Antes venían desde China a Europa a comprar moda, pero ahora hay cada vez más compradores en China y en marcas de China. Esto se va a extender por todo el mundo.

Entonces, ¿se podría decir que la tendencia hacia el futuro de la moda pasa por los países considerados como emergentes?

China antes se basaba en la copia, donde se producía a un coste menor pero poco a poco con el tiempo, ellos van a ir creando. Les falta el diseño y la creatividad, que necesitará más tiempo, pero sí que veo que pueden empezar a desarrollarse una moda propia que hasta ahora no había existido.

Y si nos fijamos en nuestro país, ¿cómo ve el futuro de este sector?

Necesitamos inversores y necesitamos entenderlo como un tejido industrial. Siempre nos hemos quejado de que eso existe en otros países. Nosotros tenemos muy buenos diseñadores, muy buena creatividad, pero nos falta ese empuje más empresarial e industrial de la moda. Creo que se va a conseguir porque ya todos los jóvenes diseñadores tienen claro que está muy bien la creatividad pero que detrás tienen que haber un apoyo y un empuje económico.

¿Qué habilidad cree que determinará que tengan un gran futuro profesional quienes estén interesados en hacer un máster de Comunicación y Gestión de Moda?

Como todo periodista, la cuestión es la curiosidad y formarse. Mis clases intentan generar curiosidad y tener inspiración para seguir investigando. Hoy con internet te puedes leer un libro o tener acceso a la información en un clic. La información está ahí, pero si no tienes curiosidad, de nada te sirven las nuevas tecnologías. Descubrir, apasionarte, ver que hay una cultura de moda, que ha habido una historia, con aspecto antropológico, social, cultural… Emocionarte y quererlo leer más allá de ver tendencias de la temporada, eso te dará un punto diferente. Y a la hora de comunicarlo también. Si tú eres muy apasionado de algo, lo vas a saber contar y transmitir.

¿Qué aspectos destacaría del máster?

Siempre digo que todo suma. Aunque tengas distintas formaciones, al final todo converge y te lleva hacia el punto que quieras ir. Nunca entiendas que una formación sobra. Si te gusta, todo va a sumar. En el caso del máster de moda ESCO tenéis la suerte de tener un profesorado que está dando clase en todos los másteres de moda. Por tanto, profesorado de primer nivel, con las mismas experiencias profesionales, que os tratan de transmitir sus vivencias y que ayudarán al futuro profesional. Recomendaría que piensen que la formación siempre suma y que, además, pueden tener acceso a algo tan importante como estar en el circuito y conocer a los profesionales.

Usted es periodista e imparte la clase sobre los medios de comunicación especializados en moda. ¿Qué es lo más llamativo de esta asignatura?

Explico cuál es la situación de los medios de comunicación actual porque los periodistas cuando empiezan tienen en mente trabajar en las grandes cabeceras de moda. Hago un recorrido por las editoras, que son muy inspiradoras, pero también les bajo a la realidad. Y es que medios de este tipo son pocos por lo que son muy pocos los que encuentran un hueco en este mercado de trabajo. La moda es mucho más. Escribir sobre moda lo puedes hacer gracias al mundo digital en diferentes formatos. Subrayo el valor que tienen estas grandes cabeceras, por lo inspiradoras que son, pero también hay que poner los pies en el suelo respecto a toda la variedad de ofertas donde vas a poder escribir o desarrollarte como periodista.

Si tuviera que recomendar un libro para profesionales de la moda ¿cuál sería?

Recomiendo La esencia del estilo, de Joan DeJean, que habla del nacimiento del lujo en Francia, de toda la labor que ha hecho este país para construir su imagen de marca, y lo hace desde diferentes puntos de vista: moda, gastronomía… Y cómo converge todo en la imagen que tenemos de Francia. Otro libro que aconsejaría es Queen of Fashion: What Marie Antoinette Wore to the Revolution, de Caroline Weber, en el que se cuenta cómo construyó María Antonieta su imagen de marca: de como venía de Austria y al llegar a Francia se convierte en icono de moda. Estos dos libros mezclan la historia, la moda, la cultura… Soy muy apasionada de las biografías porque me parece imprescindible conocer más a fondo a estos diseñadores.

En cuanto a series, ¿alguna sugerencia?

Actualmente estoy viendo The Crown, que habla sobre la vida de la reina Isabel II, y de la que destaco especialmente el vestuario, especialmente cómo aparece su hermana Margaret.

Por último, si tuviera que referirse a un personaje que le haya inspirado, ¿cuál sería?

Soy muy poco mitómana. A mí me inspira gente anónima que hace un buen trabajo y que es honesto con su trabajo. El mundo de la moda, que es tan complicado y donde hay tantos egos, admiro mucho a personas anónimas que dejen su ego a un lado y que trabajen por ser quien son. Pero si tuviera que quedarme con un diseñador, conozco a Elio Berhanyer, quien es una gran persona, un gran profesional, un gran diseñador, con unos valores muy inspiradores para todos, un genio creativo.

 

 

Un mal look en el punto de mira #ModaESCO


En la actualidad la moda es un sector en auge. Noticias sobre eventos, semanas de la moda, nuevas campañas o premios a sus protagonistas, inundan día a día las páginas de la prensa o informativos de televisión. Y es que no podemos relacionarla con las pasarelas o showrooms, otros tipos de arte que están muy relacionados con ella.

Master Moda ESCOUn ejemplo de esta conexión es el cine. ¿Quién no ha oído hablar de la alfombra roja de los Premios Oscars o de los Globos de Oro? Los looks de las celebrities causan una gran sensación por parte de los espectadores, siendo una diana de críticas o halagos.

En concreto, vamos a citar la controversia originada en la Gala Benéfica del Museo Metropólitan de Nueva York, en la que la cultura asiática era su inspiración. Las más afamadas intentaron a través de sus atuendos mostrar el espíritu de oriente, pero ¿lo consiguieron? Parece ser que pusieron ganas, pero no resultó como ellas deseaban.

Entonces, ¿Cómo podemos expresar realmente una experiencia, una religión, costumbre o sentimiento a través de una manera de vestir? La personalidad es algo que nos define, pero el entorno y la ropa también. Podríamos definirlo como una seña de identidad, mostrar lo qué realmente eres y cómo quieres que los demás lo interpreten.

Master Moda ESCOAlgo que tienen muy en cuenta algunos de los profesores del Máster de Moda de la Escuela Superior de Empresa y Marketing de Granada, Leandro Cano y Moisés Nieto, que buscan inspiración en cualquier vivencia y lo muestran con su esencia, haciendo que destaquen entre los diseñadores con mayor proyección del país.

Por todo ello, la moda se ha convertido en un arma de doble filo. Podemos ser nosotros mismos, sentir que un simple atuendo es parte del cuerpo. Pero, ¿Prefieren vestir lo que les apetece en cualquier momento sin preocuparse de la opinión de los demás, o vestir como cualquier quedándose en el anonimato? Reflexionen.