Patricia González Aldea: “Necesitamos entender la moda como una industria»


Patricia González Aldea es periodista, en el amplio sentido de la palabra, pero con una vocación que le nació desde joven: la comunicación de moda. Compatibiliza esta pasión con la docencia en la Universidad Carlos III, donde imparte, entre otras asignaturas, Periodismo Internacional. Su amplio bagaje académico le ha hecho entender la moda de una forma más analítica y crítica, por lo que resulta un soplo de aire fresco dentro de esta industria.

¿Cómo catalogaría la situación actual de la moda en España?

En España, después de muchos años de crisis, parece que todo está cambiando y esto también afecta a la moda. Se está recuperando y aparece con fuerza. Incluso hay programas de televisión, con mayor o menor acierto, pero la cuestión es que se habla de moda. Vuelve a haber interés en las revistas de moda. Esto es algo positivo y es consecuencia de que estamos empezando poco a poco a recuperarnos.

¿Cree que se podría hablar de la creación de una cultura de moda?

Tanto como eso, no, porque sigue siendo una asignatura pendiente entender la moda como cultura, como un arte que tiene que estar en los museos. Y es verdad que ahora vivimos un momento muy interesante. Hay 3 exposiciones en Madrid: Manolo Blahnik (Museo de Artes Decorativas), la de Sorolla (Museo Thyssen) y la de Carmen Lomana (Museo del Traje). Vemos mucha moda en los museos y esto es una noticia positiva. Poco a poco, algo se está haciendo, aunque también existen programas que no contribuyen demasiado a poner en valor qué es la moda, y que al final lo que hacen es frivolizar su papel.

Usted es profesora de Periodismo Internacional y conoce qué ocurre a nivel global. ¿Cómo describiría la situación de la moda en el mundo?

Las tendencias del mundo se basan en mucho consumo. Lo que antes se consideraba como mercados emergentes, como es el caso de China, ya no sólo en producción o en consumo sino en todo el potencial que tiene para el desarrollo y expansión, es ya el presente. Es hacia donde nos miramos y hacia donde nos dirigimos. Antes venían desde China a Europa a comprar moda, pero ahora hay cada vez más compradores en China y en marcas de China. Esto se va a extender por todo el mundo.

Entonces, ¿se podría decir que la tendencia hacia el futuro de la moda pasa por los países considerados como emergentes?

China antes se basaba en la copia, donde se producía a un coste menor pero poco a poco con el tiempo, ellos van a ir creando. Les falta el diseño y la creatividad, que necesitará más tiempo, pero sí que veo que pueden empezar a desarrollarse una moda propia que hasta ahora no había existido.

Y si nos fijamos en nuestro país, ¿cómo ve el futuro de este sector?

Necesitamos inversores y necesitamos entenderlo como un tejido industrial. Siempre nos hemos quejado de que eso existe en otros países. Nosotros tenemos muy buenos diseñadores, muy buena creatividad, pero nos falta ese empuje más empresarial e industrial de la moda. Creo que se va a conseguir porque ya todos los jóvenes diseñadores tienen claro que está muy bien la creatividad pero que detrás tienen que haber un apoyo y un empuje económico.

¿Qué habilidad cree que determinará que tengan un gran futuro profesional quienes estén interesados en hacer un máster de Comunicación y Gestión de Moda?

Como todo periodista, la cuestión es la curiosidad y formarse. Mis clases intentan generar curiosidad y tener inspiración para seguir investigando. Hoy con internet te puedes leer un libro o tener acceso a la información en un clic. La información está ahí, pero si no tienes curiosidad, de nada te sirven las nuevas tecnologías. Descubrir, apasionarte, ver que hay una cultura de moda, que ha habido una historia, con aspecto antropológico, social, cultural… Emocionarte y quererlo leer más allá de ver tendencias de la temporada, eso te dará un punto diferente. Y a la hora de comunicarlo también. Si tú eres muy apasionado de algo, lo vas a saber contar y transmitir.

¿Qué aspectos destacaría del máster?

Siempre digo que todo suma. Aunque tengas distintas formaciones, al final todo converge y te lleva hacia el punto que quieras ir. Nunca entiendas que una formación sobra. Si te gusta, todo va a sumar. En el caso del máster de moda ESCO tenéis la suerte de tener un profesorado que está dando clase en todos los másteres de moda. Por tanto, profesorado de primer nivel, con las mismas experiencias profesionales, que os tratan de transmitir sus vivencias y que ayudarán al futuro profesional. Recomendaría que piensen que la formación siempre suma y que, además, pueden tener acceso a algo tan importante como estar en el circuito y conocer a los profesionales.

Usted es periodista e imparte la clase sobre los medios de comunicación especializados en moda. ¿Qué es lo más llamativo de esta asignatura?

Explico cuál es la situación de los medios de comunicación actual porque los periodistas cuando empiezan tienen en mente trabajar en las grandes cabeceras de moda. Hago un recorrido por las editoras, que son muy inspiradoras, pero también les bajo a la realidad. Y es que medios de este tipo son pocos por lo que son muy pocos los que encuentran un hueco en este mercado de trabajo. La moda es mucho más. Escribir sobre moda lo puedes hacer gracias al mundo digital en diferentes formatos. Subrayo el valor que tienen estas grandes cabeceras, por lo inspiradoras que son, pero también hay que poner los pies en el suelo respecto a toda la variedad de ofertas donde vas a poder escribir o desarrollarte como periodista.

Si tuviera que recomendar un libro para profesionales de la moda ¿cuál sería?

Recomiendo La esencia del estilo, de Joan DeJean, que habla del nacimiento del lujo en Francia, de toda la labor que ha hecho este país para construir su imagen de marca, y lo hace desde diferentes puntos de vista: moda, gastronomía… Y cómo converge todo en la imagen que tenemos de Francia. Otro libro que aconsejaría es Queen of Fashion: What Marie Antoinette Wore to the Revolution, de Caroline Weber, en el que se cuenta cómo construyó María Antonieta su imagen de marca: de como venía de Austria y al llegar a Francia se convierte en icono de moda. Estos dos libros mezclan la historia, la moda, la cultura… Soy muy apasionada de las biografías porque me parece imprescindible conocer más a fondo a estos diseñadores.

En cuanto a series, ¿alguna sugerencia?

Actualmente estoy viendo The Crown, que habla sobre la vida de la reina Isabel II, y de la que destaco especialmente el vestuario, especialmente cómo aparece su hermana Margaret.

Por último, si tuviera que referirse a un personaje que le haya inspirado, ¿cuál sería?

Soy muy poco mitómana. A mí me inspira gente anónima que hace un buen trabajo y que es honesto con su trabajo. El mundo de la moda, que es tan complicado y donde hay tantos egos, admiro mucho a personas anónimas que dejen su ego a un lado y que trabajen por ser quien son. Pero si tuviera que quedarme con un diseñador, conozco a Elio Berhanyer, quien es una gran persona, un gran profesional, un gran diseñador, con unos valores muy inspiradores para todos, un genio creativo.