María López Plaza: «Empecé a trabajar en plena crisis. Si yo puedo, ¿por qué no otros?


María López Plaza, egresada de ESCO, ha visitado la escuela para contarnos sus novedades profesionales. María López Plaza es licenciada en Periodismo y desde hace siete años trabaja en Madrid, donde desarrolla su labor profesional en el mundo de la televisión.

¿Cómo ha sido tu experiencia estudiando en ESCO? Momentos memorables, vida universitaria…

Respuesta: Podría enumerar cientos de buenos momentos en ESCO, pero recuerdo uno muy gracioso. Era segundo año de carrera, o eso creo, tenía que hacer un examen de Comunicación Corporativa, la asignatura la daba Ana Montes. Llegó el día de examinarse, Ana repartió los exámenes y estos iban firmados por ella. Pues bien, yo pensaba que la firma de Ana formaba parte de la última pregunta y se la analicé pensando que era el autógrafo de algún famoso. Me tiré 20 minutos interpretándola, creatividad absoluta, cuando salgo de clase y les pregunto a mis compañeros: En la última pregunta sobre el análisis de la firma ¿Qué habéis puesto? Claro todos mirando sorprendidos diciéndome ¡pero de qué hablas! Cuando Ana fue a entregar el examen, dijo que se había reído mucho con todo lo que le había escrito.

¿Qué aprendiste durante el período de prácticas con ESCO?

R: Para aprender es muy importante tener ganas y a mí eso no me faltaba ni me falta. Hay que tener ganas de avanzar, crecer, aprender. Cuando pisé ESCO sabía que me tenía que esforzar mucho para alcanzar mis metas, mis sueños, hoy por hoy sigo luchando, no es algo que se consiga con facilidad. Recuerdo que cuando estaba allí me pasaba todo el día proponiendo cosas en los despachos de los profesores. Luego llegaron las prácticas y desde los 18 años no he podido disfrutar de unos rayos de sol en el mediterráneo, sé que puede ser algo difícil, tú estás trabajando mientras otros amigos disfrutan de su tiempo libre, pero hay que hacer sacrificios y sacar tiempo para todo. Aprendes a ser fuerte y sacar energías de las entrañas para llegar a todo.

¿Cuál ha sido tu trayectoria profesional?

R: Con 18 años empecé en la televisión local de Almería, allí me lo pasé de lujo porque además tenía otras compañeras de la ESCO, luego pasé por Onda Cero, Cadena Ser y la Voz de Almería. A los 23 años me vine a Madrid hice un máster especializado en televisión, desde entonces estoy trabajando en el medio. He pasado por varias cadenas, pero me quedo con los inicios por nostalgia. Recuerdo cuando entré en ‘La Sexta Noticias’ y Helena Resano se acercó para que le diera unos datos para escribir una entradilla, en ese momento estaba sorprendida, no me creía que estuviera ahí dentro.

¿Cuál es tu trabajo actual? Cargo, funciones, proyectos.

R: Actualmente desarrollo guiones para el grupo ‘Atresmedia’. Me encargo de la redacción y la edición de los proyectos, pero lo más importante no es lo que haga, lo importante es avanzar y seguir aprendiendo. El mundo laboral es muy exigente, continuamente tienes que reinventarte para seguir creciendo profesionalmente, por eso hay que estudiar cada día y adquirir nuevos conocimientos.

La vida no es solo trabajo, ¿Qué tal te trata?

R: La vida me trata genial, llevo instalada en Madrid siete años, aquí tengo a mi familia, esa que escoges. Con ellos hago millones de planes, la capital tiene una gran oferta cultural y no tienes tiempo para hacerlo todo. Además, también he podido vivir en Estados Unidos, allí conocí a grandes personas, cada una con sus costumbres, eso te hace ver la vida de otra manera. El conocer a gente diferente con ideas distintas me encanta, eso te hace crecer y empatizar sin distinción.

Desde tu experiencia, ¿Qué le recomendarías a los actuales alumnos de ESCO?

R: Me gustaría transmitirles un mensaje de optimismo y esperanza, sé que puede ser complicado sobre todo cuando ves en las noticias, la tasa de paro, la precariedad laboral, las dificultades para las jóvenes, aunque pueda parecer aterrador el panorama, se puede conseguir, pero las cosas no caen gratuitamente del cielo. Uno tiene que sacrificarse, ser constante y esforzarse, probablemente algún día sientas frustración porque no llegas a tu meta, pero la vida no es como las redes sociales, aquí no vale la inmediatez, lo que funciona es la paciencia. Por ejemplo: en mi caso, yo comencé a trabajar en plena crisis económica, cuando el desempleo rozaba el 25% de la población y si yo puedo, ¿Por qué no pueden otros?