Santiago Alfonso Rodríguez, Premio al Mejor Profesional de Marketing 2019


El director de Marketing del Grupo Cosentino y Padrino de la VI Promoción de ADE +Marketing de ESCO, y Profesor Honoris Causa por la Escuela Santiago Alfonso Rodríguez, recibió el pasado jueves 27 de junio  el premio al Mejor Profesional de Marketing de 2019, en la XI edición de los Premios Nacionales de Marketing que otorga la Asociación de Marketing de España  Madrid aunque estuvo presente mediante un video.

Santiago Alfonso Rodríguez, Premio al Mejor Profesional de Marketing 2019

Esta categoría, premia al profesional responsable de la estrategia de marketing más destacada del año por su capacidad para entender a los consumidores y crear una estrategia sólida y exitosa. El premio le reconoce como un referente del sector por toda su trayectoria profesional. Santiago hizo alusión a las palabras del maestro Philip Kotler sobre el papel actual del marketing “tenéis que cuidar el marketing” y al poeta granadino Luis García Montero “necesitamos cuidarnos y ponernos de acuerdo en aquello que nos ayudará a vivir y a progresar”.

La UWTSD escala posiciones y se coloca en octavo lugar del ranking de instituciones mejor valoradas en Reino unido.


La Universidad de Gales Trinity Saint David, institución que otorga las titulaciones de la Escuela Superior de Comunicación y Marketing (ESCO) por ser este centro adscrito, asciende a octavo lugar del ranking de universidades mejor valoradas del Reino Unido en la categoría “satisfacción de los estudiantes”.

Universidad de Gales Trinity Saint David Acto de Graduación UWTSD Swansea

La UWTSD ha vuelto a subir por cuarto año consecutivo en el ranking elaborado por la Complete University Guide (CUG), ascendiendo 13 puestos en la liga de universidades.

La Complete University Guide compara 130 instituciones de educación superior del Reino Unido y mide 10 parámetros, entre ellos “Satisfacción de los estudiantes”, “Ratio docentes-estudiantes” y  “Perspectivas profesionales de los graduados”.

Campus UWTSD Swansea

Mirjam Platinga, Responsable de Satisfacción Estudiantil en la UWTSD, destaca que estos resultados confirman que los estudiantes valoran la apuesta de la Universidad Trinity Saint David por “la docencia personalizada, los grupos de estudiantes reducidos y el apoyo académico a los estudiantes. La estrecha cooperación con los estudiantes ha sido crucial para alcanzar estos resultados”.

 

Javier Velasco: «Todos los tomates, también los ecológicos, tienen genes»


Javier Velasco, biotecnólogo granadino (de adopción):

Ana Sonia Navarro Blanco. Alumna de Comunicación de ESCO. 

Una de las figuras más relevantes dentro del ámbito biotecnológico nacional es Javier Velasco Álvarez. En la actualidad es divulgador, inversor y consultor en varias empresas y proyectos del sector de la biotecnología, tanto nacionales como internacionales; además, ha recibido numerosos premios a lo largo de su carrera. Él ha sido el protagonista en la entrevista a la que se han enfrentado los alumnos de segundo de Comunicación de ESCO. La conversación se ha desarrollado en un ambiente agradable debido a la cercanía de Velasco, un granadino de adopción que no ha escatimado explicaciones sobre todos los asuntos que se le han planteado. Desde el veganismo al PTS, pasando por la fuga de cerebros, el mundo empresarial, los transgénicos y la comunicación, nada le resulta ajeno a este experto. Y el entusiasmo y la pasión con la que habla los transmite a su audiencia.

¿Es complicado establecer una EBT (empresa de base tecnológica) en Granada?

Javier Velasco: En España nos hace falta cultura de la innovación. Tenemos menos recorrido que otros países, porque es preciso entender que la innovación y la investigación no son un lujo. De ahí que los países más desarrollados sean los que han invertido más en I+D+i. Pero los resultados no se ven de un día para otro; un ejemplo de esto puede ser el caso de Corea del Sur: de sociedad rural y analfabeta a puntera en tecnología en menos de cincuenta años. España no cree en la investigación y faltan estructuras de apoyo para que una empresa de base tecnológica se desarrolle. En el caso del PTS de Granada, hubo aciertos y errores. Ha habido apoyo, pero poco conocimiento. Es necesario crear una estructura y una cultura de la innovación… y esto lleva mucho tiempo.

¿Considera que la inversión pública en el PTS es suficiente?

J.V. La inversión en el PTS de Granada ha sido enorme ‒unos 600 millones de euros aproximadamente‒  desde que empezó el proyecto hace 20 años. Pero el 90% se dedicó a edificación ‒hospital, facultades…‒ y material tecnológico. El problema es que no se ha hecho el mismo esfuerzo por contratar a personal y especialistas de prestigio. Creo que más que cantidad de inversión pública, hay que saber cómo y dónde invertir, ya que con mucho menos se podría haber hecho mucho más. Tanto en Granada como en España las administraciones tienden a repartir fondos, de forma más o menos equitativa, a muchos grupos de investigación, en lugar de estudiar qué ámbitos concretos y qué grupos concretos merecerían una mayor inversión. En mi opinión, falta hacer un análisis previo para saber dónde focalizar la inversión y, después, un seguimiento para que de esos fondos se obtengan resultados.

Todos conocemos personas con una gran formación académica que se han visto obligadas a emigrar para buscar trabajo…

J.V. La persona que estudia una carrera investigadora necesita salir del país para completar su formación. El problema es que en España se invierte mucho dinero en su educación y cuando ya esas personas son productivas no tienen dónde volver. Son muchos los países que están encantados con esta situación, porque se quedan con los investigadores mejor formados, sin haber empleado un euro en su educación.

¿Considera que la formación que imparte la universidad está orientada a cubrir las necesidades reales de las empresas o hay un desfase entre lo que la una ofrece y las otras demandan?

JV. Las universidades públicas se alejan de lo que las empresas piden. Su dinámica se centra en la colocación de profesores y no en la necesidad de formación e investigación. Además, las universidades más antiguas viven de la marca y creen tener el monopolio del conocimiento. Pienso que tienen que abandonar esa idea, ya que, actualmente, el conocimiento también está en las empresas. Y la transferencia de esos saberes debe ser bidireccional.

¿Qué importancia tiene la comunicación en el sector de la biotecnología?

J.V. La comunicación es muy importante porque hay que explicarle a la sociedad, a todos los niveles, para qué sirve lo que estamos haciendo en el sector de la biotecnología. Pero en muchos casos no se ha hecho tarea de formación y comunicación. Esto ha ocurrido con los transgénicos: primero, al elegir la palabra transgénico; y segundo, al dar por hecho que cualquier persona sabe qué es. Cuando buscas en Google transgénico, aparece una persona ‒con cara de loco‒ inyectando una jeringuilla en un tomate. Si la comunicación no es buena, se crean alergias en las personas, es decir, se produce un rechazo visceral, no racional, hacia tecnologías concretas de las que no están informados.

¿Tan grave es la situación?

J.V. La fundación BBVA hizo una encuesta en varios países europeos. Una de las cuestiones que se planteaban era la siguiente: «Los tomates ordinarios que comemos no tienen genes, en tanto que los tomates modificados genéticamente sí». Sólo el 21,9% de los españoles consultados dijo que esa afirmación era falsa. Todos los seres vivos tienen genes y, por lo tanto, los tomates ‒que provienen de las plantas‒, incluidos los ecológicos, también los tienen. Otro ejemplo es el tema de las células madre. Si le preguntas a alguien si está a favor o en contra de ellas, te va a responder que está a favor porque son madres. Aún así, no saben a ciencia cierta qué son. En definitiva, tenemos mucho que hacer en materia de comunicación porque tenemos un déficit en esa parcela. La ciudadanía, en general, ha olvidado que la biotecnológica está con nosotros desde hace miles de años: desde que existe la agricultura, y también el pan, el vino y el queso, sin ir más lejos.

¿Cuál es su opinión respecto a la situación de la mujer en el sector biotecnológico?

J.V. La presencia de la mujer ‒en el empleo global‒ en el sector biotecnológico es mayor que la del hombre. En el caso de Neol Bio, por ejemplo,  la plantilla la componían 27 mujeres y 8 hombres. Es verdad que los puestos de toma de decisiones los ocupan más hombres. Por otro lado, en el ámbito biosanitario hay más mujeres, pero en algunas ingenierías ‒como telecomunicaciones o informática‒ predominan los hombres. Lo que resulta incuestionable es que la presencia de la mujer en altos cargos es minoritaria. Sin embargo, nuestro sector, no es machista y no hay problema con estas diferencias.

 

ESCO firma convenio de colaboración con la Universidad Estatal de Moscú.


La Escuela Superior de Comunicación y Marketing (ESCO) ha firmado un convenio de colaboración científica y académica con la Universidad Estatal de Moscú, la institución educativa más antigua y prestigiosa de Rusia, con una larga tradición de excelencia académica, donde se han formado científicos y profesionales de reputación internacional. Entre sus graduados y profesores ilustres se encuentran varios ganadores del Premio Nobel y conocidos científicos.

Esta experiencia internacional otorga a los estudiantes la oportunidad de vivir momentos únicos que les permiten ver la vida y el mundo de otra manera, mejorar su competencia lingüística y, lo más importante, aumentar las oportunidades de cara al empleo.

Anastasia Taslunova, viene de la Universidad Estatal de Moscú a ESCO para completar sus estudios en Publicidad y Relaciones Públicas. Anastasia nos cuenta de manera escrita su experiencia como estudiante extranjera en Granada.

Pregunta: ¿Cómo han sido estos primeros meses de intercambio?

Respuesta: Durante las primeras semanas en Granada estaba en un gran shock. Aunque la ciudad me gustó, enseguida, me sentí insegura en ese nuevo ambiente. Hasta ahora estoy muy agradecida por la receptividad de todos los estudiantes y profesores de ESCO porque me ayudó a socializar y acostumbrarme al nuevo proceso educativo mucho más rápido. A veces me cuesta hablar español y expresar mi opinión, pero ahora siento que puedo hacerlo mejor día tras día. Me gustaría obtener los mayores beneficios de mi intercambio y por eso, en cuanto a las prácticas educativas, trato de retarme a mí misma para estar a la altura de otros estudiantes.

Alumnos ESCO Alumnos de la Escuela Superior de Comunicación y Marketing de Granada

P: ¿Qué es lo que más te ha sorprendido de Granada?

R: La vida en Granada es más tranquila en comparación con Moscú. La gente de la capital siempre está apurada y me sorprendió que en Granada todos pudieran sentarse en un café o restaurante comiendo tranquilamente al mediodía como si no tuvieran prisa para trabajar o estudiar. Eso me enseñó a estar más presente y vivir el momento sin pensar en lo que va a ocurrir más tarde. Además, todas las tiendas se cierran más temprano. Me sorprendió que los domingos todo estuviera cerrado, mientras que en Moscú, todos estamos acostumbrados a hacer compras los fines de semana.

P: ¿Qué es lo que más te gusta de ESCO?

R: La gente, ¡sin duda! Desde el primer día todos eran muy comprensivos y amables conmigo, eso es lo que realmente me impresionó. ESCO da la impresión de un entorno de confianza y tranquilidad, porque los grupos de estudiantes son pequeños, como si nosotros fuéramos parte de una familia.

P: ¿Qué te ha parecido del sistema educativo?

R: El sistema educativo en ESCO es diferente de lo que tengo en Moscú. Las notas de algunas asignaturas se forman sin exámenes, es a base del trabajo del alumno en las clases (prácticas, asistencia, participación durante las clases, etc.). Los exámenes se aprueban en forma verbal en casi todos los casos. Antes de llegar a Granada, yo nunca tuve las clases por la tarde hasta las 21:00, usualmente yo terminaba a las 19.30 como máximo. La interacción con los profesores de ESCO es diferente también, es decir, más informal. Me gusta esa transformación, porque ahora yo puedo comparar los dos sistemas educativos y derivar beneficios de cada uno.

P: ¿Cómo ha sido tu acogida por la comunidad universitaria y por la cuidad en general?

R: Creo que he tenido mucha suerte desde que llegué aquí. En el segundo día los estudiantes de mi residencia me mostraron los principales monumentos de Granada, que me ayudó mucho a orientarme mejor por la cuidad. Al principio paseaba frecuentemente para sentirme más segura en el nuevo ambiente. Inicialmente la interacción con la gente de mi universidad me daba mucha vergüenza porque no quería cometer errores gramaticales y parecer ridícula. Ahora entiendo que no tenía que temerle a eso.

Anastasia Taslunova, visita a monumento de Granada. 

P: ¿Con qué obstáculos o dificultades te has encontrado a tu llegada y durante tu estancia?

R: Hablar ha sido muy difícil para mí. Aunque sabía español antes, a veces no podía entender nada de lo que me decían. Me he sentido como si no supiera ni una palabra. La otra cosa complicada para mí es vivir lejos de casa, de mi familia y mis amigos, porque no tendré la oportunidad de verles hasta julio. Además, ahora vivo independiente que es nuevo para mí también. Sin embargo, yo trato de mantener contacto con todos por vía telefónica.

P: ¿Recomendarías a otros estudiantes en Moscú que vinieran a estudiar a Granada?

R: Sí, ¡sin vacilar un momento! En mi opinión, es un lugar muy hermoso con una gran historia. Por otra parte, creo que a los estudiantes de Moscú les atraería el clima cálido durante todo el año.

Anastasia Taslunova, Universidad Estatal de Moscú. 

P: Para finalizar: ¿qué consejos darías a otros estudiantes que, como tú, vayan a viajar a otras universidades con un programa de movilidad internacional?

R: En primer lugar, no dejéis la oportunidad de estudiar en otras universidades, porque es posible adquirir esa experiencia única sólo durante los años escolares. El intercambio es una posibilidad de vivir en el exterior, mejorar las competencias en otras idiomas, mirar la educación universitaria desde una nueva perspectiva y conocer nuevos amigos. En segundo lugar, no os rindáis cuando las cosas parezcan difíciles y desconocidas, porque no hay problemas insuperables. Como Roma no se construyó en un día, así una lengua extranjera no se aprende enseguida. El nivel de conocimiento del idioma local avanza gradualmente. Y finalmente, no temáis probar cosas nuevas y tener nuevas experiencias. Al principio me costaba salir de mi zona de confort, pero eso es lo que contribuyó a mi crecimiento personal.

Jose María Berbel: «Los cimientos que me permitieron llegar a donde estoy se dieron durante mi etapa universitaria»


Jose María Berbel Sánchez, antiguo alumno de ESCO, nos cuenta su paso por la universidad y su gran trayectoria profesional. Jose es licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas con más de 10 años de experiencia en el mundo del marketing.  Actualmente reside en Barcelona, donde desarrolla su labor profesional realizando estrategias y campañas digitales, RR.SS, blog, banners, newsletters, presupuestos y coordinación de cuentas para Chocolates Nestlé y Turismo de Andalucía en Grupo BBDO.

1.Pregunta: ¿Cómo ha sido tu experiencia estudiando en ESCO? Momentos memorables, vida universitaria. 

Respuesta: Mi tiempo estudiando en ESCO fue fantástico. Destacaría tres aspectos que me gustaron de mi paso por la escuela: 

  1. Mis compañeros: Tuve la suerte de compartir clase con grandes personas que me aportaron mucho en lo personal y con los que sigo manteniendo contacto.
  2. Personal de ESCO: Me encantó la cercanía que encontraba en la escuela cada día. Siempre fui recibido por una sonrisa y con muy buena disposición por el personal de recepción, secretaría, así como profesores. 
  3. Materias impartidas: Sentía que todo lo que estaba aprendiendo en clase me estaba acercando a ser un profesional de la publicidad. Si bien tras terminar la carrera quedaba mucho por aprender, los cimientos que me permitieron llegar a donde estoy se dieron durante mi etapa universitaria. 

2.P: ¿Qué aprendiste durante el período de prácticas con ESCO? 

R: Principalmente aprendí lo referente al trato humano y todos los pequeños detalles que se deben tener en consideración en el departamento de cuentas. 

Un ejecutivo es la persona que tiene que buscar el equilibrio para que todo fluya dentro de un equipo. Tener contento a creativos, cliente y productora en ocasiones es una tarea de chinos, pero de una gran satisfacción una vez que lo logras. Esto solo se aprende cuando te metes de lleno a trabajar una campaña, te remangas la camisa y te pones manos a la obra. 

3. P: ¿Cuál ha sido tu trayectoria profesional? 

R: Mi carrera profesional la he desarrollado en algunos departamentos de Marketing y agencias de publicidad.

Entre los años 2014 y 2016 viví una experiencia internacional en Santiago de Chile trabajando para la agencia del grupo FCB. Allí llevaba varias cuentas como Falabella (Retail más grande de Latinoamérica) y tres de sus marcas de moda: Sybilla, Americanino y Basement. 

Este periodo me aportó bastante tanto personal como profesionalmente y aprendí mucho sobre Marketing Digital. 

4. P: ¿Cuál es tu trabajo actual? Cargo, funciones, proyectos. 

R: Actualmente trabajo como supervisor de cuentas para el Grupo BBDO en Barcelona. 

Entre las cuentas que llevo están Chocolates Nestlé y Turismo de Andalucía. Para este último trabajamos la campaña Intensamente con la que hemos cosechado varios premios internacionales, como el mejor spot en los «Marketing Travel Awards» en Londres. 

5. P: La vida no es solo trabajo. ¿Qué tal te trata? 

R: Me trata de lujo. Es fundamental sonreírle a la vida para que esta te sonría. Con actitud y ganas, todo es mucho más fácil.

Creo que además es fundamental seguir aprendiendo y marcarse retos. Por eso siempre trato de aprender cosas nuevas de forma autodidacta y actualmente estoy cursando el Executive Master en Digital Business.

6: P: Desde tu experiencia, ¿Qué le recomendarías a los actuales alumnos de ESCO? 

R: Sin duda que no dejen de aprender. Hoy en día todo lo referente a nuestra profesión cambia a una velocidad vertiginosa. Además, seguir aprendiendo nos mantiene vivos. 

También recomendaría que se marquen retos y luchen por conseguirlos. Es muy importante saber dónde se quiere llegar para no perderse en el camino.