Un caso de neurociencias aplicadas al marketing: Lotería de navidad